El Logroño retoma el trabajo de cara a su salida a Cuenca

El Ciudad de Logroño disfrutó el domingo de su día de descanso después de vencer en el Palacio de los Deportes al Alcobendas por un contundente 41-26. Una jornada que el equipo aprovechó para reponer fuerzas ya que tras el encuentro contra los madrileños, la plantilla y el cuerpo técnico y médico disfrutaron de la tradicional cena de nuevos. Es decir, una cena en la que los nuevos integrantes del equipo pagan la cuenta. Algo habitual en cualquier equipo o selección.

Con algunos bolsillos más vacíos que otros, el equipo franjivino retomó el trabajo ayer por la mañana con un circuito físico y gimnasio. Ya por la tarde, los de Miguel Ángel Velasco visualizaron las imágenes del encuentro contra el Alcobendas para analizar tácticamente lo que se hizo bien y lo que deberá mejorarse. Posteriormente, el Ciudad de Logroño pisó el parqué del Palacio de los Deportes para una sesión de balonmano. Un entrenamiento del que no participó Tomás Moreira, ausente por una cuestión personal. El resto de la plantilla, salvo Javi Muñoz y Juan del Arco, con algunas molestias, se entrenó con absoluta normalidad con la mente puesta en el Ciudad Encantada, uno de los equipos que peor se le dan a los franjivino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos