El Logroño cierra la primera vuelta con una sonrisa

Lazar Kukic y el jovencísimo David Cadarso celebran un gol. /Fernando Díaz
Lazar Kukic y el jovencísimo David Cadarso celebran un gol. / Fernando Díaz

Los riojanos son quintos y suman tres puntos más que la campaña 17/18Sergey Hernández, Moreira, Kukic e Ilic son los jugadores más destacados de la primera mitad del año

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

El Ciudad de Logroño cerró el miércoles por la noche la primera vuelta de la temporada. Una campaña, quizá la más igualada en muchos años, en la que se estrenó Miguel Ángel Velasco como entrenador, el técnico más joven de la Liga Asobal. Y al frente del segundo conjunto más joven de la competición por detrás del Alcobendas. Los franjivino se despidieron de su afición con un agónico triunfo sobre el Anaitasuna (23-22) conseguido por Imanol Garciandia cuando quedaban escasos segundos para el final y que afianza al cuadro riojano en el quinto puesto, con los mismos puntos que el Granollers y el Huesca, y a un punto del segundo, el Bidasoa, que comparte puntos (19) con el Ademar.

Más

De esta manera, los de Velasco cierran una buena primera mitad de curso, en la que han sumado 18 puntos (tres más que la temporada anterior, la última de Jota González), gracias a sus siete victorias y cuatro empates. Los franjivino sólo han perdido cuatro encuentros, ante el Atlético Valladolid (jornada 8), Barcelona (fecha 9), Benidorm (jornada 11) y Guadalajara (13).

Un balance «positivo» a juicio de su entrenador, ya que además de seguir en la zona alta de la tabla, el conjunto franjivino clasificó para la fase de grupos de la Copa EHF dejando en el camino al poderoso Kadetten Schafhausen, un equipo que cuenta con un presupuesto cercano a los cinco millones de euros.

Esta primera vuelta no ha estado exenta de inconvenientes. El primero, las lesiones. Un extraño virus afectó a Javi Muñoz, quien no jugó desde la segunda jornada. Apareció esporádicamente en la octava fecha pero recayó en sus dolencias. Fue reemplazado por un chaval de 16 años, David Cadarso, que en su club, el Calasancio, juega de lateral, y por Balint Fekete, también primera línea. Erik Balenciaga, operado hace unos meses de la rodilla, empezó a tener buenas sensaciones en el último tercio de la primera vuelta, pero una rotura muscular le devolvió a la enfermería.

Otro de los asuntos que fue clave en estos meses fue la retirada de Gurutz Aginagalde de las pistas para presentarse como presidente del Bidasoa. El eterno capitán, cuya camiseta 12 se retirará para siempre, jugó su último encuentro en Suiza, el 24 de noviembre. A partir de entonces, Velasco ha tenido que echar mano del canterano Javi Romeo, que el miércoles paró un penalti, para acompañar a Sergey Hernández. Otra piedra más que se le puso en el camino a los franjivino.

En líneas generales, el Ciudad de Logroño cuajó una buena primera mitad de temporada. Comenzó fuerte, empatando con el Ademar en León y frente al Granolllers en el Palacio. En la quinta y séptima jornada sumó otros dos empates en casa del Huesca y Cuenca, respectivamente, dos de los equipos llamados a estar en la zona alta. La primera decepción de la campaña fue la derrota sufrida por los riojanos ante el Atlético Valladolid (29-32), que se une a las caídas ante el Benidorm y Guadalajara, ambas por la mínima.

El guardameta Sergey Hernández, el pivote Tomás Moreira y los serbios Lazar Kukic y Vanja Ilic -el extremo fue el máximo anotador del equipo con 57 tantos- fueron los jugadores que más destacaron y que resultaron ser determinantes en varios de los encuentros de esta primera parte de la temporada. Para la segunda mitad de campaña se espera más de efectivos como Junior Scott, al que hay que pulir muchos aspectos, Imanol Garciandia (que empezó muy bien pero ha encadenado algunos partidos muy flojos) o Kule Kusan, que también ha ido de más a menos.

Curiosamente, en comparación con la temporada pasada, el Ciudad de Logroño ha marcado (436 y 434) y encajado -410 y 413- prácticamente la misma cantidad de goles. Pero los datos hablan por sí solos. Esta primera vuelta fue mucho mejor que la pasada. Y con menos presupuesto, aseveran desde el club riojano. Y otra de las verdades es que salvo alguna campaña esporádica, el Ciudad de Logroño siempre ha hecho mucho mejores segundas vueltas que primeras, por lo que esta campaña invita a soñar. El calendario, desde luego, es mucho más benévolo aunque los de Velasco deberán combatir en dos frentes distintos: Liga y EHF.