Jota y Velasco, frente a frente