Hijo de un jugador de la NBA y conocedor del mundo del vino

E.M. LOGROÑO.

Detrás de cada nuevo jugador, de cada fichaje, hay un pasado, una historia, en definitiva una vida, que en ocasiones es más curiosa de lo que puede parecer en un primer momento. Este es el caso del ya franjivino James Júnior Scott. Se trata de un jugador nacido en Francia (Lens), de padres americanos, que ha conseguido la medalla de bronce con Francia en el Mundial Sub'21.

En la espalda de la camiseta del francés se podrá leer: 'J. Scott'. El lateral portará esta temporada el dorsal con el número 11. Con la letra 'J' atiende a sus dos nombres: James y Júnior. Este último se lo pusieron para distinguirlo de su progenitor, James Scott. «Mi padre fue jugador de baloncesto profesional. Jugó en la NBA, concretamente en la franquicia de Los Ángeles Clippers», explica Scott. Algunos de los entrenadores que ha tenido en Francia han explicado que las cualidades físicas de J. Scott han sido heredadas de su progenitor. «Cuando salta parece que se cuelga allá arriba», declaran antiguos técnicos del jugador francés.

Cuando se le pregunta a James Júnior Scott por las cosas que conoce de su nuevo destino, el francés enumera las virtudes del equipo y de la ciudad, y además se acuerda del vino. Pero no porque sea un habitual catador («no me gusta»). Scott se acuerda del vino porque su familia vive en Burdeos y por lo tanto, todo lo que rodea al mundo del vino no le suena desconocido.

El nuevo fichaje del Club Balonmano Ciudad de Logroño no se quedará extrañado cuando vea un tractor por las calles de la ciudad ni cuando visite los bares de Logroño y descubra de primera mano la relación de los riojanos y el vino.

 

Fotos

Vídeos