Balonmano | Asobal

Hermanos de balonmano

Imanol Garciandia se levanta por encima de la defensa del Valladolid en el partido de ida celebrado en el Palacio de Logroño./Fernando Díaz
Imanol Garciandia se levanta por encima de la defensa del Valladolid en el partido de ida celebrado en el Palacio de Logroño. / Fernando Díaz

El Ciudad de Logroño se enfrenta hoy al Valladolid, dos equipos con una manera similar de entender el juego | Regresan las semanas con dos partidos para los de Velasco, que hoy estarán en el Huerta del Rey y el domingo, en Hungría

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

logroño. El Ciudad de Logroño regresa esta noche (20.30 horas) a las semanas con dos partidos. Valladolid es la primera parada, hoy. Hungría -Balatonfuredi- será la segunda, el domingo (14.00 horas). De momento toca centrarse en el conjunto pucelano. «Del encuentro del domingo todavía ni hemos hablado. Vamos partido a partido», reconocía ayer el técnico del Logroño, Miguel Ángel Velasco.

Atlético Valladolid y Ciudad de Logroño son dos equipos que practican un balonmano similar. Sus entrenadores, Pisonero y Velasco, jugaron juntos en Pucela y beben de la misma fuente: Juan Carlos Pastor. Ya Jota González, discípulo de Pastor, desarrolló en Logroño esta forma de jugar y Velasco ha apostado por la continuidad. «David y yo fuimos compañeros de equipo unos años. Y ahora él, aunque lleva poco tiempo como primer entrenador, lleva más que yo (risas). Vemos el balonmano de una forma parecida», explica Velasco.

Salvo Del Arco, que viaja con problemas, el resto de la plantilla está a las órdenes de Velasco

Según explica el preparador del Ciudad de Logroño, el Atlético Valladolid es un equipo muy completo, con algunos jugadores que destacan sobre el resto: «Tiene dos grandes centrales, Adrián y Camino, que dirigen muy bien. Uno con más desequilibrio; el otro con más juego. Y sobre todo tiene un pivote demoledor como es Abel Serdio que ahora mismo es su mejor baza. El resto acompaña bien, saben jugar a balonmano y ponen en apuros a todo el mundo».

Lo cierto es que el precedente entre ambos equipos esta campaña no es nada bueno para los intereses riojanos. El Valladolid se llevó los dos puntos del Palacio de los Deportes (29-32) en uno de los peores encuentros de la temporada. «En casa ha sido el peor partido. Junto con el de Granollers, son los dos únicos encuentros en los que no hemos tenido opciones reales de ganar hasta el final, quitando el choque del Barcelona», confirma el entrenador franjivino. «No sé si es revancha -continúa-, pero el equipo está con ambición y ganas de hacerlo bien».

Trabajo semanal

La fórmula para que no se vuelva a repetir la derrota del Palacio de Deportes ha guiado los entrenamientos del Ciudad de Logroño: «Hemos estudiado qué hacer contra su defensa 6-0 y contra su defensa 5-1, además de ver las individualidades de cada uno. Sobre todo tenemos que evitar los errores que cometimos en Logroño para no darles segundas oportunidades».

Después de recibir el pasado sábado al Cuenca, Miguel Ángel Velasco ha conseguido recuperar a la mayor parte de su plantilla: «Tenemos a todos bien salvo a Juan (del Arco) que se ha resentido de la fascia. Pero descansando no creo que haya problema para que nos pueda echar una mano».

Mientras, en Valladolid es época de sonrisas. La semana pasada consiguieron un empate en Guadalajara (25-25) y antes ganaron en casa al Sinfín (28-25). Según indicó en rueda de prensa su técnico, David Pisonero, el equipo franjivino es otro distinto al que vencieron en la primera vuelta. «Logroño ha cogido ya velocidad de crucero y nada tiene que ver con el equipo al que visitamos en la primera vuelta y al que pudimos ganar (29-32), sino que han ido creciendo y adaptando a sus jugadores», apuntó Pisonero.

El técnico destacó la capacidad grupal de Logroño, pero también sus individualidades, que han ido adquiriendo mayor protagonismo a medida que ha ido pasando el tiempo, como Del Arco, Garciandia o Scott, que son grandes lanzadores.

Clara victoria del Cuenca

El Cuenca abrió ayer la vigésimo tercera jornada de Asobal con una contundente victoria sobre el Anaitasuna navarro, 32-25. Los conquenses ascienden a la sexta plaza, empatados con el Granollers.