El Grafometal apela a la contundencia para mostrar sus intenciones de ascenso

Dani busca a Ederra durante la victoria ante el Loyola. :: S. Tercero/
Dani busca a Ederra durante la victoria ante el Loyola. :: S. Tercero

Las de Manu Etayo tiraron de eficacia para golear al Loyola en el primer encuentro de la competición

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

Con el pie derecho. El Grafometal puso la primera piedra para construir su ascenso a la División de Honor femenina. Venció con autoridad al Loyola por 25-14 en un partido que dominó desde el inicio. Porque para conseguir ese objetivo de subir a la élite del balonmano femenino hay que mostrarse implacable desde el comienzo.

25 Grafometal

Sonora, Dani (4), Valentina (1), Paula (5), Maite (1), Elena, Rebeca, Lozano (3), Lucía (1), Carla Sánchez (2), Carla Rivas (6), Ederra (2), Alba, Amaia y Ángela

14 Loyola

Raquel, Ana Pérez, Claudia, Noelia (1), Olaia, María Prat (3), Saioa Uterga (2), Irene, Iraia, Aroha, Oihane (1), Nerea, Saioa Sagasti, Leyre, Jaione (3) y Nahia (4)

Parciales
3-1, 5-1, 9-3, 11-5, 13-6 y 16-7 (descanso). 18-9, 20-9, 22-10, 22-12, 22-13 y 24-14.
Árbitros
Lebrero y Gil. Excluyeron a las locales Alba (2), Paula (2), Dani y Carla Rivas, y a las visitantes Jaione, Olaia y Saioa Uterga.

Y precisamente desde el inicio el Grafometal mostró sus credenciales. Y sus ganas de ascender. Desde el primer minuto las de Manu Etayo pusieron en la pista intensidad, ingrediente esencial de un equipo ganador que aspira a todo. En defensa, las riojanas fueron lapidarias, asfixiantes, rompiendo todas las jugadas que intentó plantear un Loyola muy flojo, que sólo pudo superar el muro sportinguista por los extremos. Y es que primero Silvia Ederra y luego Alba Ibáñez se mostraron impermeables a los ataques del conjunto pamplonica, que desde el inicio se vio superado por el equipo local.

Porque si no fue a través de las contras que generó la defensa, ayudada por la solvencia de Sonora Solano bajo palos, el Sporting fue siempre superior en el ataque posicional a las navarras. Dani cogió las riendas del bloque de Manu Etayo e hizo jugar a las suyas. Una muestra de ello fue la repartición de goles en esa primera parte en la que no sólo la brasileña, con cuatro tantos, marcó. También se apuntaron a la fiesta Paula García (3), la omnipresente Carla Rivas (4), Tati Lozano (3), Silvia Ederra (1) y Valentina (1). Fue tan superior el Grafometal en esa primera parte que ni siquiera una doble inferioridad en el 23 dio alas al Loyola, que se vio con un parcial de 2-1 en contra con dos jugadoras más en pista. Así las cosas, las riojanas se marcharon al descanso con un inapelable 16-7 a su favor.

Pocas cosas cambiaron en la segunda parte. Elena Navarro sustituyó a Sonora Solano en portería y ya en los minutos finales Manu Etayo permitió que las jugadoras más jóvenes se fajaran contra una defensa dura como la del Loyola.

Silvia Ederra y Alba Ibáñez se turnaron en la dirección de la retaguardia y pese a que el Grafometal marcó menos goles (con las menos habituales en pista) nunca peligró la primera victoria en bloque riojano ante su afición.

De esta forma, el Grafometal certificó su candidatura al 'play off' de ascenso desde la primera jornada. La primera piedra ya está consolidada, la base ya está. Pero la edificación debe seguir su curso. El siguiente escalón será el fin de semana siguiente ante el Schär Zaragoza.