MUNDIAL

España se despide de las medallas

Alex Dujshebaev busca el pase a Julen Aginagalde. :: AFP
/
Alex Dujshebaev busca el pase a Julen Aginagalde. :: AFP

Los 'Hispanos' arrollan a Brasil pero la victoria de Alemania sobre Croacia (22-21) les priva de las 'semis'

JAVIER VILLANUEVA

Colonia. La selección española quedó fuera de las semifinales del Mundial de Alemania y Dinamarca tras imponerse por 36-24 a Brasil, en un encuentro en el que la defensa española no concedió la más mínima opción al conjunto sudamericano. La agónica victoria posterior de Alenania sobre Croacia (22-21) deja a los de Jordi Ribera fuera de las medallas, aunque le asegura pelear como mínimo por la séptima plaza que da derecho a disputar los torneos preolímpicos.

Jordi Ribera conoce a la perfección el sistema defensivo brasileño porque fue quien implantó el 5-1 que utiliza el equipo sudamericano, por lo que España no tardó en encontrar las fisuras en su zaga. Los Hispanos siempre las encontraron en los extremos, donde Solé y Ángel Fernández, muy abiertos en las esquinas, superaron una y otra vez a la defensa brasileña.

España
Pérez de Vargas; Solé (6, 1p), Gurbindo, Gedeón (3), Morros, Entrerríos (2) y Ángel (2) -equipo inicial- Corrales, Alex Dujshebaev (2), Sarmiento (1), Aginagalde (3), Cañellas (5), Aleix (4), Ariño (6), Goñi (2) y Figueras.
Brasil
Tercariol (1); Chiuffa (2), Toledo (1), Teixeira, Langaro (4), Borges (1) y Pozzer (2) -equipo inicial- Almeida, Valadao (1), Thiagus (2), Vinicius (1), Novais, Ponciano, Nantes (4), Hackbarth (2, 1p) y Rodrigues (3).
Parciales
3-2, 6-3, 10-4, 12-6, 15-10 y 19-13 (Descanso); 23-14, 25-15, 27-19, 30-22, 33-24 y 36-24 (Final).

A diferencia de anteriores encuentros, en esta ocasión España sí recordó al casi infalible equipo que en el pasado Europeo apenas falló un puñado de lanzamientos desde la línea de seis metros.

Todo lo contrario que Brasil, que cuando no se estrellaron con los brazos de los defensores españoles, lo hicieron con un sobresaliente Gonzalo Pérez de Vargas. Esa solidez defensiva permitió a España encadenar una recuperación tras otra, el combustible necesario para alimentar su veloz juego de contraataque.

España conservó una clara ventaja hasta el final de la primera mitad (19-13), pese a la irrupción del lateral Raul Nantes, que con sus potentes latigazos se encargó de evitar el desplome definitivo del equipo brasileño. Pero ni el buen hacer de Nantes permitió a Brasil reducir la ventaja del equipo español, que respondió a cada gol del lateral con los tantos del pivote Julen Aginagalde y de un Joan Cañellas que demostró que España también puede presumir de lanzamiento exterior.

El camino para romper definitivamente el partido no lo encontró España en ataque, sino en defensa, faceta en la que los 'Hispanos' subieron todavía un punto más su intensidad en el arranque del segundo período.

Una actividad frenética de piernas y brazos que acabó por cerrar todos los caminos al gol a un equipo brasileño que fue acumulando fallos y elevó su ventaja. Esa fórmula condujo a España a un contundente triunfo por 36-24.