España afronta al Mundial con el objetivo en Tokio

Bahrein, un rival tan exótico como asequible para los Hispanos en el estreno de los de Ribera

MIGUEL ÁNGEL PINDADO

valladolid. La suerte está echada. El seleccionador nacional Jordi Ribera debuta esta tarde (20.30 horas, Teledeporte) con sus Hispanos en el Mundial de Alemania y Dinamarca con la intención de alcanzar, como mínimo, las semifinales. Y es que el cálculo de la selección española va mucho más allá del podio mundialista y mira con especial atención a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, para lo cual un camino asequible de clasificación sería conquistar el cetro mundial o bien organizar alguno de los torneos preolímpicos a los que se accede desde las siguientes plazas mundialistas. Y no es baladí la propuesta. Al conjunto nacional, después de dos mundiales y un europeo, le falta el entorchado olímpico para completar su palmarés y de todos es sabido que, salvo el acceso, un torneo olímpico suele ser menos exigente que un mundial o un torneo continental.

Pero tampoco los Hispanos quieren caer en el cuento de la lechera. Y para ello, lo primero y principal se verá esta misma tarde cuando los hombres de Ribera salten al parqué del Olympiahalle de Munich para medirse a Bahrein. Será el partido del debut, sin duda un encuentro siempre complicado en el que los equipos deben confirmar sus esquemas, sus convicciones, dejar atrás los nervios y consolidar un estilo determinado de juego. Y en este sentido el equipo de Jordi Ribera es un auténtico pozo de sorpresas. Porque el técnico catalán ha dotado al conjunto español de una variedad táctica y combinativa exquisitas y sobre todo muy necesarias para compensar la ausencia de grandes lanzadores exteriores.

España juega en el Grupo B, con sede en Munich, y tendrá como rivales a Bahrein, Islandia, Japón, Macedonia y Croacia. Es de esperar que los Hispanos se jueguen el liderato del grupo en el último encuentro ante Croacia. Bahrein, a diferencia de la de otros países del golfo pérsico, cuenta exclusivamente con jugadores locales, es decir que militan en las ligas de su país o en la de Arabia Saudita, lo que coarta en cierta medida el nivel del combinado árabe. En la jornada de ayer, Alemania venció a Corea (30-19) y Dinamarca a Chile (16-39).