Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete a LA RIOJA on+ y disfruta de 2 meses GRATIS. Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente.

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidoNueva app exclusiva sin publicidadOfertas y eventos exclusivosNuevas newsletters de autor
BALONMANO

Un equipo estructurado contra otro que ha mutado

Moreira lucha con Vainstein./F.A.
Moreira lucha con Vainstein. / F.A.

Un Ciudad de Logroño en forma recibirá mañana a un Cuenca que llega con ritmo de competición y con jugadores distintos

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

El Logroño-Cuenca es desde hace varios años un clásico del balonmano español. Un encuentro de rivalidad absoluta que durante los últimos tiempos ha ido perdiendo tensión, sobre todo en el Palacio de los Deportes. Sin embargo, el encuentro del sábado tiene un ingrediente especial: ambos equipos luchan por los mismos objetivos. Es decir, un choque entre rivales directos por lo que la victoria vale doble. Más si se tiene en cuenta el empate (25-25) cosechado por los riojanos en El Sargal en la primera vuelta, lo que supuso un resultado positivo para los riojanos.