Desastacadores Ilic y Sergey

Desastacadores Ilic y Sergey

En la segunda parte, se pudo ver en pista a un Ciudad de Logroño más reconocible aunque la defensa no terminaba de ajustar

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

La primera parte del Ciudad de Logroño fue mala. Muy mala. Lo peor que se le ha visto en esta temporada. Los de Velasco ni defendieron ni atacaron bien. Para olvidar. Desde los primeros ataques quedó manifiesto que no era la noche de los franjivino. En especial de los extremos. Ilic se marchó al descanso con dos fallo sin gol y Javi Muñoz con dos de siete en ataque posicional (además anotó dos penaltis en dos tiros). Sólo la aportación de Sergey desde la portería (10 paradas al descanso) mantuvo a su equipo en partido.

Cadarso, que empezó jugando en el centro, adelantó a los locales por primera vez (y única) en la primera mitad (5-4, m.9). Fue un espejismo. Regresaron las imprecisiones y las precipitaciones en el ataque franjivino para desesperación de Velasco. El técnico lo intentó todo: pidió tiempo muerto para abroncar a los suyos y más tarde cambió la defensa a 5-1 con Ilic adelantado. Dio igual. Los gallegos, más metidos en el partido y bien liderados por Cutura (3 goles) y Pérez (4) se marcharon al descanso con tres tantos de ventaja (13-16). El Ciudad de Logroño jugaba con fuego.

31 CBLogroño

(13+18): Sergey Hernández (p)(1), Sánchez Migallón (1), Ilic (7), Kusan (2), Javier Muñoz (7,2p), Eduardo Cadarso (1), Fekete (1), Scott (2), Moreira (2), Kukic (1), Garciandía (6) y Balenciaga.

27 Teucro

16+11): Javier Santana (p), Samuel Gómez (3), Davor Cutura (6,2p), Gehrhardt (3), Fisher (5), Mosquera, Sergio Pérez (7), Manuel Poveda (3), Ismael Bela, Cangiani, Diego Prada y Samuel Pereiro.

parciales
2-3, 5-5, 6-10, 10-11, 12-14, 13 -16 (descanso), 16-18, 19-19, 22-20, 24-23, 27-25 y 31-27 (final).
árbitros
Ignacio Pascual y Carlos Luque. Excluyeron por dos minutos al local Sánchez Migallón; y a los visitantes Manuel Poveda, Gehrhardt y Fisher (2 veces).
incidencias
Alrededor de un millar de espectadores en el Palacio de los Deportes de La Rioja.

Cambió la decoración tras el descanso. Surtieron efecto las palabras de Velasco en el vestuario. Se pudo ver en pista a un Ciudad de Logroño más reconocible aunque la defensa no terminaba de ajustar, en ataque el equipo no perdía tantos balones y conseguía limar las diferencias en el electrónico hasta ponerse por delante (19-18) tras 38 minutos de juego. Sergey seguía sumando paradas y los extremos las enchufaban. Santana, el portero gallego, le dio buena réplica a Sergey y también protagonizó un buen partido.

El técnico del Teucro, Luis Montes, paró el partido cuando faltaba un cuarto de hora. Tiempo muerto. Sabía que llegaban los minutos de la verdad y el Ciudad de Logroño ya mandaba por dos goles (22-20).

Entró el duelo en una fase de intercambio de goles que no permitía ni distanciarse a Logroño ni empatar al Teucro. Un quiero y no puedo por ambos lados. Así, se entró en los cinco últimos minutos con dos goles de ventaja para los de Velasco (27-25). Fue entonces cuando se le acabó la gasolina al Teucro que había jugado casi todo el partido con siete u ocho hombres.

Un gol de Kukic obligó a Montes a pedir un tiempo muerto buscando la heroíca. Su equipo perdía por cuatro goles a falta de tres minutos (29-25). Con una defensa 4-2 recortó Teucro dos goles rápidos (29-27). Pero un tanto de Ilic y una parada de Sergey acabaron con el último aliento visitante.

Más información

Emergió la figura de Ilic en la segunda parte (ocho goles más un gran trabajo en defensa) para erigirse en el mejor del partido, compartiendo ese mérito con la gran aportación de la portería local. Deberes hechos y a cambiar de chip. Ahora a pensar en EHF, a pensar en el Saint Raphael.