Y es que el Cuenca siempre es un equipo incómodo… y más en su casa