Jota y Velasco, frente a frente

Justo Rodriguez

El balonmano les unió hace casi dos décadas. Jota González, segundo entrenador del Paris Saint Germain y Miguel Ángel Velasco, entrenador del Ciudad de Logroño, viven la misma forma de jugar pero uno lo hace en París y el otro en Logroño, dos realidades muy distintas

MARTÍN SCHMITT/ ELOY MADORRÁNLOGROÑO.

Uno, Jota González, marcó una época en el Club Balonmano Ciudad de Logroño y ahora ha dado el salto de calidad para acompañar como segundo entrenador a Raúl González en el todopoderoso Paris Saint Germain. El otro, Miguel Ángel Velasco, es ahora el primer entrenador franjivino tras aprender el oficio a las órdenes de Jota. Son amigos, muy amigos. La Navidad ha sido la excusa perfecta aprovechada por Diario LA RIOJA para juntarles en una entrevista.

- ¿Cómo es entrenar a un equipo plagado de súper estrellas?

- Jota: Para ser sincero, a mí me parece una auténtica pasada. ¿En qué sentido? Porque tienes la idea previa de cómo van a ser y luego, una vez allí, es una auténtica maravilla. Se entrenan muy bien, no se quejan de nada y son muy receptivos. Son súper profesionales.

- ¿Cómo se ha adaptado a París? Ha pasado de una ciudad con dimensiones reducidas, como Logroño, a una de las grandes capitales mundiales.

- J: Al principio fue complicado. Desde luego, la mayor barrera que existe es el idioma. Cuando vas a cualquier sitio es complicado hacerte entender. Pero mi vida en París es muy reducida. No conozco a gente de allí. Voy del pabellón a casa y de casa al pabellón. Alguna vez, cuando viene alguien de España, salimos para que conozcan la ciudad, que es preciosa, pero nada más. Ahora me empiezo a defender con el francés y más o menos me entiendo con la gente.

- ¿Cómo se lleva trabajar con su mejor amigo, Raúl González, primer entrenador del PSG?

- J: Muy bien, aunque es cierto que él es muy exigente. Al final, cuando estás en el máximo nivel, es cierto que es tu mejor amigo, pero en lo profesional quiere las cosas bien, es exigente... Yo intento hacer las cosas lo mejor posible para ayudarle en que salgan bien. En ese sentido hay mucha confianza y todo lo hablamos.

- A usted, Miguel, ¿le ocurre lo mismo en el Ciudad de Logroño?

- Velasco: Creo que el nivel que tienen ellos, de partidos, de exigencia... es totalmente distinto. Pero a otro nivel es parecido.

- ¿Cuántas veces le ha pasado en esta primera vuelta de la Liga echar de menos a Jota para comentarle algún aspecto del juego?

- V: El día a día lo llevo bastante bien, pero sí que es cierto que hay ocasiones en las que echas de menos que no esté aquí para preguntarle. Porque él tiene muchísimo experiencia y a mí me falta un mundo para llegar a eso.

- Y usted, Jota, ¿cómo está viendo a Velasco en su primer año como primer entrenador?

- J: Lo veo muy bien. Siempre digo que el primer año es el más complicado por esa sensación de incertidumbre que tienes cuando vas a empezar. También lo sé por referencia. A él lo veo muy tranquilo, muy seguro y muy contento, algo que yo llevaba peor. Lleva muy bien las relación con los jugadores y eso es lo principal porque si no, esta profesión se puede hacer muy dura.

- ¿Jota reconoce algo de su estilo cuando ve jugar al Ciudad de Logroño?

- J: Sí, está claro. Más que de Jota, del estilo. El estilo se va formando. La gente no termina de entender: cuando Logroño coge un estilo de juego, lo hace también con el segundo entrenador. Igual hay cosas que cambio por iniciativa de Miguel pero la gente dice que es un cambio de Jota porque no conoce el interior del equipo. El primero es el que toma la decisión, pero cuando la relación es buena se habla todo y se valora. Aquí se hizo un estilo que no era el estilo Jota, era una forma de juego que dependía de las personas con las que convives. Antes, por ejemplo, Rubén Garabaya aportaba cosas en defensa.

- ¿Cómo se ha visto desde París esta primera vuelta del equipo, con la marcha precipitada de Gurutz?

- J: Son cosas complicadas. Yo sabía que lo de Gurutz se podía producir porque hemos hablado. Son situaciones complicadas que no puedes evitar que sean así y no dejan de ser situaciones difíciles para Gurutz y para el club. Estos casos alteran la vida normal del club. Siempre hay pequeñas historias en un vestuario. Mira lo que ha pasado con Javi Muñoz... Otros años, con Rocas, fichábamos a dos extremos más por si acaso y resulta que Albert jugaba todo el año sin problemas. Si no fichamos a nadie, seguro que Albert no hubiera jugado. Son cosas que pasan.

- ¿Le invade la envidia cuando habla con Jota y le cuenta que viajan en avión privado, que tienen a gente que les editan los vídeos...?

- V: Si me llegas a preguntar hace dos años si estaba contento siendo segundo, te diría que sí. Ahora me preguntas si estoy feliz de primero y te digo que sí. Si hablas con gente de otros clubes te dicen cómo viajan y se comparan contigo. Incluso Jota viajando así, se queja (risas). Seguro que prefiere hacerlo más barato y ese dinero dedicarlo a otras cosas.

- ¿Eso es cierto, Jota?

- J: El avión privado es un recurso que sólo se utiliza para determinados viajes que son muy complicados y estás en un nivel de exigencia muy alto. Yo creo que no hace falta viajar en avión todos los días y con lo que ahorras puedes mejorar otras cosas.

- ¿Cómo ve al Barcelona esta temporada? ¿Es un rival potencial para la final a cuatro de la Champions?

- J: Están muy, muy fuertes este año. Al principio de temporada Xavi Pascual dijo que tiene equipo para ganar la Champions. Es algo que nunca había dicho hasta ahora. En Asobal están en un nivel altísimo, van destrozando a casi todos los equipos que cogen. Y en Champions también van primeros y haciéndolo muy bien salvo en la primera jornada. Puede jugar sin hacer cambio ataque-defensa y poner un ritmo altísimo.

- ¿Qué tienen los entrenadores españoles que triunfan en los mejores equipos europeos?

- J: Creo que es la manera de entender el balonmano, que es un poco diferente a la de otros países. La forma de entrenar... Y la normalidad. ¿Qué es hacer las cosas normales? Preocuparte sólo del siguiente partido, sin pensar en más allá. Analizar a los rivales, cómo le puedes jugar. Y normalidad en el trato con los jugadores, hacerlo sencillo.

- ¿Cómo se ve desde Francia la Liga Asobal?

- J: Para ser sincero hay que reconocer que desde fuera se ve que la liga ha bajado otro peldaño, para igualarse más, pero un peldaño más abajo. El problema es de concepto. El PSG donde va llena los estadios, el resto de equipos cambia para jugar en un pabellón más grande y lo llenan cuando vamos nosotros. Igual recaudan mucho dinero. Por el contrario, nosotros jugamos en una campo de algo más de tres mil personas y no lo llenamos. España es fútbol, luego fútbol y por último, fútbol. En Francia es distinto. El otro día jugamos en Nantes y me contó Alberto Entrerríos que las entradas estaban agotadas una semana antes.

- Y a pesar de ello España es la campeona de Europa...

- J: Sí, pero los españoles que destacan se van fuera. Los españoles están haciéndolo muy bien. Pero al contrario, ¿qué estrella ha llegado a la Liga Asobal este año? Por el contrario, también hay que decir que ahí está el buen trabajo de los clubes españoles. Los tres de la EHF se han clasificado superando eliminatorias contra rivales con presupuestos mucho mayores, como el Kadetten. Es decir, se hace mucho más de los que se puede por recursos, pero eso no termina de revertir en la Liga Asobal.

- Al principio de la temporada el PSG perdió en semifinales de la Supercopa con el Saint-Raphaël, uno de los rivales de Logroño en la Copa EHF. ¿Qué equipo se van a encontrar los franjivino?

- J: Es un muy buen equipo. Conocemos a Dani Sarmiento, porque es español. Pero tiene muy buenos jugadores. Tiene a Lynggaard que es un pivote muy bueno. En general son todos muy altos y fuertes. Logroño se va a encontrar con una defensa de muchos kilos y centímetros. Tienen a Barachet, Dipanda...

- Pero no están haciendo buena campaña en casa.

- J: En Liga no lo está haciendo bien porque es irregular. Hace grandes partidos y luego malos. Aún así, es un equipo que a ida y vuelta es muy complicado.

- ¿Qué significa una derrota cuando estás en el PSG? ¿Qué significa no optar a un título en un equipo que está obligado a ganar todo?

- J: Para nosotros fue un momento duro porque llegábamos a un sitio nuevo y queríamos empezar con un título. La verdad es que fue complicado, más por cómo se produjo porque a falta de cinco minutos ganábamos por cuatro goles y acabamos perdiendo por uno. Veíamos que aún no teníamos a los jugadores hechos a nuestro estilo. Pero el club lo tomó bien y seguimos trabajando duro para que los jugadores se adaptaran, como pasaba cuando venían jugadores nuevos a Logroño.

- ¿Y usted, Miguel Ángel Velasco, cómo ha vivido la primera parte de la temporada?

- V: La primera parte de la primera vuelta fue buena. Pero luego la derrota ante Valladolid fue una bofetada de realidad para todos. La Liga está como está y en el momento en el que no haces las cosas bien, cualquiera te puede ganar. Después de la primera parte, nos está costando mucho más ganar los partidos. Es cierto que empezamos jugando mucho mejor que lo que hemos acabado. Los dos últimos partidos que hemos ganado han sido importantes.

- Históricamente el Ciudad de Logroño protagoniza mejores segundas vueltas. ¿Usted cree que se repetirá este año?

- V: No lo sé. El calendario es benévolo porque casi todos los de arriba, salvo Granollers, vienen al Palacio. Pero con la EHF de por medio la segunda vuelta va a ser muy exigente. Veremos a ver hasta dónde somos capaces de llegar. Yo creo que eso lo va a marcar los primeros partidos: León, Granollers, vienen los húngaros y vamos a Puente Genil.

- Para la persona que no se abonó al principio de temporada, ¿qué le diría ahora para que se abone la media temporada que resta?

-V: Mi intención es que se encuentre lo mismo que se pudo encontrar al principio: un equipo que lucha y que se deja todo en la pista para hacer un buen balonmano. ¿Seremos capaces de hacerlo? Pues no lo sé. Luchar, seguro. ¿Buen balonmano? Veremos porque ahora están defendiendo muy abierto y no se puede circular balón.

- ¿Qué ha hecho mejor su equipo en esta primera parte de la temporada, defender o atacar?

- V: Si miras la clasificación general somos el segundo equipo más realizador después del Barcelona. En cuanto a defensa, estamos quintos o sextos. Esas son las estadísticas. Yo creo que hemos estado mejor en ataque aunque en los últimos partidos no estamos tan bien. Ha habido partidos en los que la defensa ha estado bien pero la portería no ha aportado tanto. Y otros en los que no hemos defendido bien y la portería ha hecho 20 paradas.

- Usted que está siguiendo la estela de Jota, ¿se ve en un futuro entrenando a algún equipo fuera de España?

- V: Hace tres o cuatro años, estando con Raúl González, David Davis me preguntó por mis planes de futuro. Yo le dije: «No lo sé. Lo que tenga que venir, vendrá». Mi intención es seguir trabajando, seguir disfrutando de esto y luego ya veremos dónde acabamos o no. Igual acabo de camarero en cualquier bar, nunca se sabe qué va a pasar.

- En estos primeros meses, ¿ha hecho cosas que Jota no hubiera hecho o al revés?

- V: Tenemos muchas similitudes, es normal porque llevamos dieciocho años trabajando juntos. Yo creo en el balonmano que él ha creído siempre

- J: Lo que hay que distinguir es la decisión puntual y el estilo. Tu tienes un estilo para combatir determinados tipos de defensas, etc. Pero las decisiones son momentos puntuales para arriesgar o no, hacer un cambio o no. Depende. Nosotros, el otro día contra Nantes, quedaban quince segundos y decidimos jugar sin portero. Salió bien, pero ¿si se te cae el balón y te marcan a portería vacía? ¿Igual el empate es suficiente? Eso son decisiones y no estilo.

- A pesar de que ahora está en el puesto de segundo entrenador, ¿sigue sin dormir antes de los partidos? ¿Raúl lo vive con la misma intensidad?

- J: Raúl duerme, porque ha dormido siempre. Estoy seguro que Miguel también duerme. Dormía de segundo, y dormirá de primero (Velasco asiente con la cabeza). Yo creía que era una de las cosas que más iban a cambiar en mi vida. Pero me he dado cuenta de que es más una cuestión mía que del cargo que ocupe. Reconozco que esperaba cambiar, pero el día de antes no duermo, después del partido no duermo, tengo que ir muchas veces al baño el día del partido... Lo que no hago es comerme la cabeza durante la semana.

- ¿Cómo es la presión en París? ¿Hay alguien del club que está sobre el equipo vigilando los resultados?

- J: No, es más autopresión nuestra. Pero allí es distinto. Nadie te dice nada. Pero sientes la presión social por lo que supone París. Es algo que no sucedía en Logroño.