LIGA ASOBAL

El Ciudad de Logroño vuela muy alto

Erik Balenciaga se eleva para marcar uno de sus dos goles durante la goleada del Logroño sobre el Alcobendas ./Antonio Díaz Uriel
Erik Balenciaga se eleva para marcar uno de sus dos goles durante la goleada del Logroño sobre el Alcobendas . / Antonio Díaz Uriel

Con un gran Eduardo Cadarso, los franjivino aplastan al Alcobendas y asaltan la segunda plaza

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

El Ciudad de Logroño es un equipo joven pero con una característica especial: es sumamente serio y rara vez pierde la concentración. Comete fallos, como cualquier equipo de Asobal, pero sabe redimirse y volver a centrarse. Tiene desparpajo, pero las locuras las comete con los pies en la tierra. Tiene ganas de todo, pero ese ímpetu no le aparta del camino. El conjunto franjivino ayer mostró sus mejores cualidades y pasó por encima del Alcobendas, el equipo más joven de la Liga que sufrirá mucho en su vuelta a la Asobal.

En partidos de este tipo de características es indispensable salir enchufado desde los vestuarios. Porque el Alcobendas no tenía absolutamente nada que perder en su visita al Palacio de los Deportes. Era consciente el cuadro madrileño que sus objetivos son muy distintos a los del bloque de Miguel Ángel Velasco. Y así fue. El Ciudad de Logroño saltó al parqué concentrado, ajeno a todo salvo a atacar con criterio y a defender con consistencia sobre los hombres madrileños.

Y para el primero de esos ingredientes, el equipo franjivino encontró a un Edu Cadarso extremadamente motivado. El joven central riojano está demostrando, partido a partido, que no es casualidad que un excentral como Velasco le dé tantos galones con tan solo 19 años. El logroñés ha asumido un papel muy importante dentro del equipo y lo está plasmando dentro de la pista cada vez que le dan esa responsabilidad. Junto a Lazar Kukic, más vertical y menos táctico, y Erik Balenciaga, un fintador eléctrico que está saliendo de una lesión complicada, Edu Cadarso completa un centro de primera línea muy compensada, con innumerables recursos. Ayer, el 33 franjivino marcó, en esos primeros compases, nada menos que cinco tantos. Y muchos de ellos utilizando su criterio y astucia para abrir rápidamente el melón del partido.

Con el riojano con los mandos del equipo, el Ciudad de Logroño despegó y se fue rápidamente en el marcador (7-2, en el minuto 7), una diferencia que el correoso Alcobendas trató de limar sin dejarse ir en ningún momento.

41 Logroño

Aguinagalde (p), Sánchez Migallón (2,1p), Kusan (3), Fekete (3), Del Arco (2), Eduardo Cadarso (6,1p), David Cadarso (2,1p), Romeo (p), Ilic, Balenciaga (2), Scott (7), Moreira (6,1p), Kukic (3) y Garciandia (5).

26 Secin Alcobendas

Adrián Torres (p), López (2), Velasco (1), Gutiérrez (2), Crespo, Gimeno (1p), Nieto (8), Patotsky (p), Pelidija (2), Martín (1), Catalina (1), De la Rubia (4), Darri (4)

Parciales
4-2, 8-4, 11-7, 13-8, 17-12, 20-13 (descanso), 24-15, 27-16, 29-18, 33-21, 37-23 y 41-26 (final)
Árbitros
Colmenero y Rollán. Excluyeron por dos minutos al local Fekete; y a los visitantes Pelidija, Gutiérrez, Nieto y Darri
Incidencias
Alrededor de 1.400 espectadores en el Palacio de los Deportes de La Rioja

Pero los hombres comandados primero por Gonzalo Velasco y después por Alfonso de la Rubia, un central que le aporta experiencia al joven Alcobendas, se toparon con una defensa muy seria y que fue mutando. Primero fue Miguel Sánchez-Migallón el que marcó los tiempos de la defensa; luego la responsabilidad la asumió Kule Kusan sin que la retaguardia se resintiera.

Porque Velasco aprovechó para rotar a sus hombres. De hecho, salvo Vanja Ilic, que jugó muy poco ya que llegaba tocado de su mano derecha, todos los jugadores de campo marcaron algún gol. Algunos, incluso, aprovecharon la ocasión para mostrar su mejor versión, como Junior Scott, que demostró tener una finta letal y un misil en el brazo derecho. Balint Fekete, que también salió de inicio, exhibió su dotes de tirador. De esta forma, manteniendo regularidad en el juego, tanto en ataque como en defensa, el Ciudad de Logroño se marchó al descanso con el encuentro casi sentenciado (20-13) aunque nadie se fía de nadie en esta enloquecida Liga Asobal, que desde ayer tiene al Ciudad de Logroño ocupando la segunda plaza.

Pocas cosas cambiaron en la segunda parte. Gurutz Aginagalde, que jugó de titular, no hizo echar de menos a su compañero Sergey Hernández y se despidió con once intervenciones y más del 35 por ciento de acierto bajo palos. Le relevó Javi Romeo para completar los últimos diez minutos del encuentro y en los que coincidieron en pista nada menos que los tres riojanos: los hermanos Cadarso y el tercer portero del equipo, que realiza todas las semanas un trabajo silencioso pero de gran ayuda en los entrenamientos del conjunto franjivino.

Más información

El Palacio de los Deportes, pese al puente del Pilar y al partido que disputó la UD Logroñés a 100 metros de distancia, acompañó a su equipo y disfrutó de una auténtica goleada. El segundo equipo más joven de la Liga Asobal es desde ayer el que ocupa la segunda posición. Y no es casualidad, aunque todavía no se haya consumido ni siquiera el 30 por ciento de la temporada. Pero es un aviso. Y uno serio. El Ciudad de Logroño quiere luchar por los premios grandes. Y de momento las cosas van sobre ruedas. La semana que viene llegan más curvas para los franjivino en forma de Cuenca y su Sargal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos