El Ciudad de Logroño se abona a los viernes

Gianluca Dapiran. /F. Álvarez
Gianluca Dapiran. / F. Álvarez

La retransmisión de los choques ante el Sinfín y el Ademar, en León, obliga a los riojanos a adelantar esas citas

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

El Ciudad de Logroño volverá a jugar el próximo viernes. Esta vez no hay ningún concierto que obligue a los franjivino a adelantar su encuentro frente al Liberbank Cantabria Sinfín. Pero es la televisión, Gol TV, la que hace que el conjunto de Miguel Ángel Velasco dispute su encuentro el viernes. Ellos mandan.

Pero no será el último caso. Una semana después, el 18 de actubre, justo antes del parón por las selecciones, los franjivino se desplazarán a León para medirse a uno de los rivales directos en la zona alta: el Abanca Ademar. Y también un viernes de retransmisión.

Para el encuentro ante los cántabros, que se disputará a partir de las 19.00 horas en el Palacio de los Deportes, el Ciudad de Logroño regresó ayer a los entrenamientos en doble sesión. Circuito físico y pesas por la mañana, vídeo y pista por la tarde. Y todo en un ambiente distendido después del triunfo del sábado en Nava de la Asunción, en una pista muy complicada y que muchos de los equipos de la Liga Asobal sufrirán.

Además del triunfo en Nava, los riojanos desalojaron la enfermería franjivina

Además del triunfo, el Ciudad de Logroño se trajo otra noticia importante de tierras segovianas: la enfermería vacía. Porque en el parqué de Nava incluso Kule Kusan disfrutó de algunos minutos, aunque sus sesiones de entrenamiento están siendo gestionadas por el cuerpo médico del club, que no quiere que el croata se resienta del esguince del tobillo izquierdo.

Quien se entrenó con normalidad ayer fue el joven Ernesto Goñi, que la semana pasada también sufrió una torcedura de tobillo. El lateral izquierdo trabajó con normalidad y en un par de semanas se unirá a los Hispanos Júnior.