LIGA ASOBAL

A unos segundos de la victoria

El Logroño tuvo ocasión de sentenciar a falta de medio minuto pero concedió el empate a Ademar y ve escaparse la segunda plaza

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

El Abanca Ademar logró en el último suspiro un empate (23-23) ante el Ciudad de Logroño que le puede valer el billete para la Liga de Campeones, para lo cual necesita ganar a domicilio en la última jornada de liga en el duelo autonómico en Valladolid el próximo sábado.

Los leoneses sufrieron lo indecible para arrancar el punto, porque los riojanos tuvieron el triunfo en su mano por dos veces, pero les faltó rematar a un equipo que quiere repetir en la máxima competición continental la próxima temporada.

23 Abanca Ademar

Cupara (Biosca); Juanín García (3), Costoya (8), Piñeiro (2), Simonet (1), Vieyra (2), Mario López (3); Pesic (-), Carou (-), Jaime Fernández (1), Gonzalo Pérez (1), David Fernández (1), Rodrigo Pérez (1).

23 Ciudad de Logroño

Krupa (Aguinagalde); Ángel Fernández (5), Sánchez-Migallón (-), Garabaya (-), Kucic (-), Garciandía (1), Chiuffa (1); Paredes (-), Kusan (-), Del Arco (4), Montoro (5), Javier Muñoz (5, 2 p), Cadarso (2).

Árbitros
Rodríguez Estévez y Rosendo López. Excluyeron por dos minutos a Piñeiro y Jaime Fernández, por el Ademar. Expulsaron, por roja directa a los 45 segundos de la segunda parte al guardameta Jakub Krupa tras un choque fortuito con Jaime Fernández en un contragolpe y excluyeron a Sánchez Migallón por Ciudad de Logroño.
Marcador cada cinco minutos
1-1, 3-1, 5-3, 8-4, 9-6, 9-7 (descanso), 12-9, 15-13, 16-17, 18-19, 21-21, 23-23 (final).
Incidencias
Encuentro correspondiente a la vigésimo novena jornada de la Liga ASOBAL disputado en el palacio municipal de deportes de León ante 4.000 espectadores con un centenar de aficionados riojanos. Al final del encuentro se rindió homenaje a los tres jugadores del Abanca Ademar que abandonarán la disciplina del equipo al finalizar la temporada, Alex Costoya (Chambery Savoie), Vladimir Cupara (KS Vive Tauron Kielce) y Diego Piñeiro (Dunkerque).

Directo

El duelo en el inicio y durante toda la primera mitad fue un calco de la semifinal copera de una semana antes en el «Madrid Arena» en cuanto a la intensidad defensiva local, más sólida en Ademar que en su rival, al que sujetó su guardameta Jakub Krupa.

A los riojanos les costaba un mundo superar el 6-0 defensivo, lo que se tradujo tan solo el tanto inicial de Kucic en los primeros diez minutos, pero el equipo de Rafa Guijosa adoleció de falta de precisión en sus lanzamientos para sacar más brillo en el marcador a su gran trabajo atrás.

«Jota» González tenía pronto -minuto 9- que recurrir un muy renqueante Juan del Arco, ante la nula aportación ofensiva de Pablo Paredes y teniendo en cuenta que todo pasaba por el brazo de Inmanol Garciandía, bien sujetado por los defensores leoneses.

Mediado el primer periodo el técnico visitante se vio obligado a parar el partido ante tanto error continuado de su equipo (6-3), ampliándose el marcador hasta una máxima renta local de cuatro goles con doblete del capitán Diego Piñeiro, que encontró la grieta desde el pivote.

Sin embargo, dos acciones del extremo internacional Ángel Fernández, más otra posterior tras error de una pena máxima de Juanín García ante Gurutz Aguinagalde -repitiéndose la historia de la Copa-, permitieron a los visitantes agarrarse al partido al descanso en un marcador con guarismos muy bajos, 9-7.

Una acción marcó el desarrollo posterior del choque, cuando tras no cumplirse ni el primer minuto de la reanudación, un contragolpe fulgurante de Jaime Fernández supuso el choque -pareció fortuito- del extremo leonés con el guardameta Krupa, lo que supuso la expulsión por roja directa del guardameta.

Ciudad de Logroño recurrió a soluciones inesperadas como dar protagonismo en ataque a Montoro, la oportunidad al joven Eduardo Cadarso en la dirección ante la ausencia por lesión del leonés Juan Castro y confiar en las habituales buenas actuaciones de Aguinagalde ante los leoneses.

Muy pronto todo ello surtió efecto, con jugadores más motivados y quizá motivados, como Montoro ante uno de sus exequipos, Cadarso más preclaro que Kucic y Javier Muñoz aportando desde el extremo para colocar un igualado (13-12, minuto 39) que hizo reaccionar a Guijosa para detener el partido ante el atasco de su equipo.

Ademar empezó a sufrir «Costoya-dependencia» y se agarró al brazo del lateral asturiano en su último partido en León, pero su rival ya estaba enganchado al partido y Javier Muñoz les volvía a poner, desde los compases iniciales por delante (16-17) mediado el segundo periodo.

Se palpaba que cada balón valía un billete para la Liga de Campeones y los brazos se encogieron y entonces apareció un Ángel Montoro que recordó al jugador olvidado hace cuatro años para clavar un lanzamiento en el angulo inferior -pidiendo perdón a la grada- y colocar a su equipo por delante 22-23 a poco más de un minuto para el final.

Guijosa pidió tiempo muerto pensando también en que un posible empate podía valerles a los leoneses y siguió apostando por la juventud y entonces sucedió lo inesperado, el mejor del partido, Álex Costoya, cometió dobles y dejaba todo a favor para los visitantes.

Una parada a bocajarro de Cupara permitió el contragolpe desesperado y el tanto a trompicones de Mario López, para que restaran tres segundos tras una falta y Montoro, otro de los protagonistas del choque lanzara por encima del larguero para delirio de una afición que celebró como un triunfo el empate.

 

Fotos

Vídeos