El Barcelona devora al Cuenca

Víctor Tomás, capitán del Barça, levanta el trofeo de Copa. :: efe/
Víctor Tomás, capitán del Barça, levanta el trofeo de Copa. :: efe

El cansancio pasó factura a los de Lidio Jiménez ante un Barça intratable

JAVIER VILLANUEVA Alicante

El Barça Lassa cumplió los pronósticos y sumó su sexto título de Copa consecutivo, al imponerse ayer por 34-18 a un Liberbank Cuenca que sólo pudo resistir 25 minutos antes de sucumbir ante el rodillo azulgrana. Previsible guión contra el que se rebeló el guardameta argentino Leo Maciel, uno de los héroes de esta Copa del Rey. A lo que no pudo sobrevivir el Liberbank fue a las exclusiones, que poco a poco fueron minando su defensa, el pilar sobre el que se sustentaban las posibilidades de sorpresa de los de Lidio Jiménez.

34 Barcelona

18 Cuenca

Barça:
Pérez de Vargas; Aleix (5), Mem (2), Palmarsson (3), N'Guessan (1), Ariño (1) y Fabregas (1) -equipo inicial- Moller (ps), Tomás (7), Entrerríos (3), Sorhaindo (2), Syprzak (1), Petrus (2), Dolenec, Duarte (1) e Ilic (5)
Cuenca:
Maciel; Natan Suárez, Montoro, Mendoza, Moscariello (1), Ponciano (4) y Sergio López (1) -equipo inicial- Ramírez (ps), Dutra (5, 1p), Doldán (3), Baronetto (1), Hugo López, Nolasco (2), Óscar Río (1p) y Taravilla.
Parciales
2-1, 5-4, 7-5, 10-8, 12-10 y 16-12 (descanso); 19-13, 24-14, 29-16, 30-16, 32-18 y 34-18 (final)
Árbitros
Raluy y Sabroso. Excluyeron a Mem, Víctor Tomás y Syprzak, por el Barça Lassa; y a Moscariello (2), Dutra, Mendoza y Doldán, por el Liberbank Cuenca.

Pero si algo ha demostrado en esta Copa del Rey el conjunto conquense es una fe inquebrantable en sus posibilidades, un carácter irreductible que ejemplifica como pocos el brasileño Thiago, que con sus poderos lanzamientos lejanos consiguió lo que parecía imposible, reenganchar de nuevo al Liberbank al partido (12-11). La remontada fue un espejismo, pues bastó que el brasileño bajase mínimamente su eficacia para que el Barcelona, en un visto y no visto, recuperase de nuevo el mando para llegar al descanso 16-12.

Fue un anticipo del apagón ofensivo que sufrió el equipo conquense en el arranque de la segunda mitad, en el que los de Lidio Jiménez se condenaron irremediablemente.