Balonmano

Arranca otra Asobal con un Barça intratable

Plantilla y cuerpo técnico del Ciudad de Logroño, ayer, ante del último entrenamiento antes de iniciar una nueva Liga Asobal. :: /Miguel Herreros
Plantilla y cuerpo técnico del Ciudad de Logroño, ayer, ante del último entrenamiento antes de iniciar una nueva Liga Asobal. :: / Miguel Herreros

El Ciudad de Logroño, junto a Bidasoa, Cuenca, Ademar y Granollers, luchará por los puestos europeos | Miguel Ángel Velasco advierte de que conseguir un billete continental está cada temporada más caro

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

Arranca un nuevo curso de balonmano. Una Liga Asobal que, salvo milagro, ya conoce a su campeón: un FC Barcelona que es el gran candidato a ganarlo todo, incluso la Liga de Campeones. Porque los azulgrana han mantenido la misma estructura (incluso, han fichado a quizás al primera línea más en forma del mundo, Luka Cindric) que le ha hecho ganar absolutamente todos los títulos nacionales de la última década. Poco que hacer para el resto de los quince equipos mortales, que lucharán por el subcampeonato como premio mayor.

Y allí estará el Ciudad de Logroño, cuyo objetivo será, como es habitual, jugar la próxima temporada la Copa EHF. Con un presupuesto similar al de la campaña pasada, sin un patrocinador principal, los franjivino se presentan esta tarde con el mismo equipo del curso anterior salvo algunas piezas. Ya no están Vanja Ilic, Javi Muñoz, Balint Fekete o Juan del Arco. En su lugar han recalado en Logroño el italiano Gianluca Dapiran, los brasileños Gabriel Ceretta y Rudolph Hackbarth, el húngaro Patrik Ligetvari y los jovencísimos Jorge Pérez -portero- y el lateral Ernesto Goñi.

Junto al cuadro franjivino habrá varios candidatos a luchar por los puestos europeos en otra Liga que se antoja igual de competida que la última, en la que el Bidasoa acabó en el segundo puesto, seguido por el bloque riojano. En la pelea, desde luego, volverá a estar el equipo presidido por el excapitán franjivino, Gurutz Aginagalde, que ha renovado a prácticamente la totalidad de su plantilla, con la incorporación del defensor brasileño Matheus Francisco Da Silva. Los irundarras jugarán, después de dos décadas, la Liga de Campeones, lo que podría incidir en el rendimiento del equipo vasco en la competición doméstica.

El Liberbank Cuenca, que el curso pasado se descolgó de la lucha por los puestos de arriba después de asegurarse un puesto europeo al ser finalista de la Copa del Rey, es otro de los aspirantes a entrar dentro de los equipos para jugar competición europea. El equipo dirigido por Lidio Jiménez mantiene su eje vertebrador, aunque pierden a jugadores importantes como el exfranjivino Ángel Montoro, al portero Kylian Ramírez y a uno de sus emblemas de la última década, el pivote David Mendoza, ahora en tareas directivas en el club conquense. En el Liberbank han recalado el húngaro Balint Fekete, de discreta actuación en Logroño, el central uruguayo Pablo Marrochi, el portero Samuel Ibáñez y el defensor sueco Patrik Lindbald.

El Ademar, que ha vivido una profunda renovación (ya no están Sebastián Simonet, Juanín García, Nacho Biosca y Zivan Pesic, entre otros), también es candidato. Simplemente por nombre. Y por su entrenador, un Manolo Cadenas que regresa a su casa, donde es ídolo, simultaneando su trabajo al frente del banquillo argentino.

El Fraikin Granollers es otro de los equipos que buscará una plaza europea. El vallesano mantiene el mismo equipo con una baja muy importante: el portero brasileño 'Bombom' Almeida, que ha sido fichado por el Fenix Toulouse francés. Su lugar lo ocupará Pol Sastre, que regresa a Granollers, donde también jugará el lateral argentino Nicolás Bonnano.

Equipos como el Bada Huesca, Helvetia Anaitasuna, Atlético Valladolid, el Balonmano Sinfín, Puente Genil -que ha incorporado al exfranjivino Javi García- o Benidorm son una incógnita. Todos ellos, en campañas pasadas, han estado animando la Liga en la zona alta, sobre todo en la primera vuelta. Los oscenses, por ejemplo, lucharon por un puesto europeo hasta las últimas jornadas de la temporada pasada.

Equipos como Cangas o los recién ascendidos Nava o Puerto Sagunto tienen como objetivo la salvación, aunque en una liga competitiva como la Asobal, cualquier equipo de arriba puede perfectamente caer en desgracia. Y viceversa.

El objetivo franjivino es nuevamente Europa, aunque su técnico, Miguel Velasco, avisa de la dificultad de la empresa: «Somos muchos equipos los que queremos entrar en Europa y cada año está cada vez más complicado».