El adversario menos deseado

Erik Balenciaga trata de fijar la marca de Lazar Kukic en un entrenamiento. :: Jonathan Herreros/
Erik Balenciaga trata de fijar la marca de Lazar Kukic en un entrenamiento. :: Jonathan Herreros

Tras su primera derrota liguera, el Logroño visita al poderoso Barcelona

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

En la vida no hay nada imposible. Y en el deporte, mucho menos. Pero cuando el rival que se planta delante de ti cuenta con diez veces (por dar una cifra) más de presupuesto y una calidad superior, esas opciones se reducen prácticamente al milagro. El Fútbol Club Barcelona está a años luz del humilde y joven Ciudad de Logroño. Y en una disciplina como el balonmano, deporte en el que por lo general triunfa la lógica, eso queda en evidencia. Lo hizo en la final de la Supercopa de España, a principios de septiembre, en la capital riojana. Y eso que los de Miguel Ángel Velasco firmaron un encuentro bastante digno.

Pero las diferencias de ambos conjuntos son abismales. Prácticamente todos los jugadores de la plantilla catalana son estrellas mundiales, referentes en su selección. Raúl Entrerríos, Gonzalo Pérez de Vargas o Aitor Ariño, en España; Cedric Sorhaindo, Ludovic Fabregas, Timothey N'Guessan o Dika Mem, en Francia; Mortensen y Lasse Anderssen con Dinamarca; Kamil Syprzak (Polonia); Thiagus Petrus -Brasil-; Gilberto Brito Duarte, en Portugal; o Aron Pálmarsson, en Islandia... Todas brillan como figuras internacionales que, encima, han aprendido a jugar en equipo.

Porque el Barça no son sólo nombres. Es un equipo, un gran equipo, candidato esta temporada a ganar la Champions League. O por lo menos a pelearla entre los cuatro mejores del continente. Ya ganó la SuperGlobe, hace tan solo un puñado de semanas. Y, lo peor de todo para los intereses del Ciudad de Logroño, es que se trata de un conjunto insaciable, con hambre de gloria. El Barcelona es un equipo carente de condescendencia. Si puede aplastar a su adversario, lo hará. Y sin titubear.

Velasco volverá a tener a su disposición a la plantilla al completo para enfrentar a los azulgrana

Así son los equipos grandes, con jugadores que necesitan luchar por la titularidad con uñas y dientes y nunca acomodarse. Pero además, es un rival con multitud de recursos. En defensa, por ejemplo, pueden jugar con la misma facilidad en 6-0 que en 5-1. «Ambas son defensas muy profundas, lo que hace que los rivales jueguen muy incómodos y pierdan muchos balones. Como tienen un contraataque demoledor meten muchos goles fáciles», explicó ayer el entrenador Miguel Ángel Velasco. «Van a 40 goles todos los partidos», hizo hincapié.

Para que el Ciudad de Logroño pueda rascar algo de su visita del Palau prácticamente se tienen que alinear los planetas: que el equipo franjivino juegue un partido perfecto y que el cuadro azulgrana viva el peor día de su vida. «Hay que hacer un partido perfecto en todas las líneas (ataque, defensa, portería, balance, contraataque...) y que ellos no estén acertados de cara al gol o que les cueste atacarnos. Pero, bueno, ya sabemos que tienen tanta gente y recursos que pueden resolver algún problema puntual», apuntó el preparador franjivino. La idea de Velasco es presentarse en el Palau para ganar el partido. «Si no es así, te puedes marchar de Barcelona con una diferencia de 20 goles».

Especial para Thiagus

El partido tendrá un punto especial para uno de los recién llegados al Barça: el exfranjivino Thiagus Petrus. El Ciudad de Logroño fichó al brasileño en enero del 2013. De franjivino jugó tres años y medio antes de marcharse al Pick-Szeged húngaro. En declaraciones en la página web del club azulgrana, Petrus reconoció que para él «será un partido especial» ya que considera Logroño «una segunda casa» y que espera «un partido bastante duro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos