LEB Plata

El Rioja Vega se juega la fase de ascenso o descenso pendiente de un triunfo y la calculadora

Jenaro Díaz se dirige a sus jugadores en un encuentro anterior. /Miguel Herreros
Jenaro Díaz se dirige a sus jugadores en un encuentro anterior. / Miguel Herreros

Los riojanos necesitan superar hoy (20.00 horas) al Baskonia y esperar, al menos, el tropiezo del Zornotza

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

La Leb Plata llega hoy a su peculiar ecuador. Podría resultar un trámite banal, pero el modelo de competición implantado por la Federación Española de Baloncesto provoca que en esta vigésimo segunda jornada determine qué equipos van a luchar por el ascenso y cuáles tendrán que pelear por evitar caer a la Liga EBA.

El Rioja Vega Clavijo se encuentra bailando en un alambre muy fino. A las 20.00 horas (Palacio de los Deportes) dibujará su destino. Para que se cumplan con los objetivos, que no son otros que ascender o, por lo menos, pelear por lograrlo, los de Jenaro Díaz necesitan ganar y esperar. Parten en la séptima posición de la tabla y para escalar a la sexta deben superar al Grupo Eleyco Baskonia, que ya sabe que su destino será eludir el descenso.

La opción más sencilla para los riojanos será una derrota del Zornotza, que recibe al Ávila. Eso (sumado a la obligatoria victoria) les daría el pase. También hay otra opción, más remota, en la que los de Jenaro Díaz lograrían su primer objetivo si tropiezan el Igualatorio Cantabria (recibe al Tormes, colista) y el Marín (viaja a Gijón). Tienen que perder los dos. Sólo un cuádruple empate entre todos los implicados beneficiaría al Rioja Vega.

El técnico de los riojanos reconocía que al encuentro ante el Baskonia «hay que darle la importancia debida». «Debemos estar desde el principio dentro, estar duros, dominar el rebote, el balance... Este encuentro es el principio de la segunda fase para bien o para mal, o para estar luchando por el ascenso o para pelear por quedarnos en la categoría», reconocía Díaz.

La derrota de la pasada semana en Plasencia resultó muy dura para la plantilla del Clavijo, aunque su entrenador considera que ya se ha recuperado. «Hubo un exceso de responsabilidad. Tuvimos los mejores momentos defensivos de la temporada pero muchos fallos, hasta once bandejas erradas, doce triples claros... Debemos jugar con la cabeza más fría, pero con el corazón de ese partido», sintetizó.

El Rioja Vega llega con todos sus jugadores para frenar a un rival en el que destacan el alero Tavario Miller y Sander Raieste.

Más