LEB PLATA

El Rioja Vega juega al yo-yo

Parrado, que anotó 22 puntos, supera a Ofori. /Miguel Herreros
Parrado, que anotó 22 puntos, supera a Ofori. / Miguel Herreros

Los logroñeses baten al Iraurgi tras dominar todo el choque a pesar de no romperlo | El club riojano, guiado por Parrado, se sube a la primera posición de un grupo de siete equipos igualados a tres triunfos

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

El Bodegas Rioja Vega buscaba consistencia, solidez y carácter. Ayer, en el Palacio de los Deportes, sólo mostró lo tercero. Pero ganó y se coloca primero en un grupo de siete equipos igualados a tres triunfos. Los riojanos jugaron al yo-yo durante cuarenta minutos. Muchas veces arriba, con diferencias a favor de hasta 16 puntos, otras abajo, con el Iraurgi acercándose a seis y hasta cuatro puntos. Pero, a renglón seguido, otra vez en lo más alto.

74 Rioja Vega

Bodegas Rioja Vega Clavijo: Jalalpoor (2), Lafuente (6), López (8) Saintel (6) y Nissen (2) -cinco inicial- Robinson (2), Parrado (22), Dziuba (1), Noguerol (10), Cuevas (7) y Jordan (8).

67 Iraurgi

Powell (13), Salazar (8), Beraza (8), Riddle (12) y Kahler (8) -cinco inicial- Azpeitia (3), Sanz (8), Orlov (7) y Ofori (-).

No fue un ejercicio inmaculado, pero sí sobresaliente en cuanto a entereza. Arnau Parrado, en minutos clave, y la aportación coral de Jordan, López y Noguerol, sirvieron para desmontar a un Iraurgi correoso pero siempre superado por el conjunto riojano.

Árbitros
Esteve y Marcos. Eliminaron por cinco faltas a Nissen (m. 36), Riddle (m. 38) y Powell (m. 39).

Fueron las individualidades las que quebraron la igualdad de los primeros minutos del partido, marcados por las dos faltas de Powell, base y motor de los guipuzcoanos, que dejó al Iraurgi descabezado pero en el partido. Del 9-9 se pasó al 23-13 con el que se cerró el cuarto gracias a un triple de Dídac Cuevas y el acierto de Arnau Parrado, que levantó al público con un triple sobre la bocina y forzadísimo. Con una renta de diez puntos acabó el cuarto, pero en esta Leb Plata las diferencias resultan casi siempre volátiles.

«Hemos tenido tirones en ataque y en defensa. En esta liga todo es duro hasta el final», asegura Jenaro Díaz

Así se demostró en el segundo parcial, cuando casi cuatro minutos de vacío ofensivo de los locales permitió a Kahler meter al Iraurgi en el partido. En esos minutos se volatilizaron ocho puntos de renta hasta dejar a los de Azpeitia a cuatro (28-24). Lafuente y otra vez Parrado lograron sostener al equipo. Dídac Cuevas vio esos arreones desde el banquillo por un triple larguísimo que enfadó a Jenaro Díaz.

Pero de la preocupación se pasó al alivi en los dos últimos minutos del parcial y en la primera juguada del tercer cuarto, un espectacular 'alley oop' de Cuevas a Saintel para poner el 41-28. Abajo y arriba. No sería la última vez. A brincos, a golpes de rabia del Iraurgi, desconexciones y reconexiones del Clavijo, se llegó al 43-39 (m. 24) y, cinco minutos después, al 56-43, con Noguerol y Ty Jordan al recate (56-43).

No iba a cambiar el tono en el último cuarto. Los guipuzcoanos, después de ver el 62-46 en el marcador gracias al incombustible Parrado (m. 32:30), se acercaron al 69-63. Alerta roja... unos segundos. Unos pasos de Kahler y un mate de Saintel devolvieron la tranquilidad a los de Jenaro Díaz. Ya no iba a ser un triunfo contundente, pero sí un triunfo, que es lo que de verdad sirve en esta categoría tan igualada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos