LIGA FEMENINA 2

El Promete amplía su racha a nueve triunfos tras una agónica victoria en la prórroga

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

El Campus Promete ya acumula nueve victorias consecutivas. Eso sí, la última estuvo a punto de quedarse en el tintero. El Canoe llevó hasta el límite la paciencia y las fuerzas de un adversario que tuvo que esperar hasta el último segundo de una agónica prórroga para respirar y llevarse una de las victorias de más mérito de la temporada, de la mano de una extraordinaria Vanessa Gidden.

71 CANOE

73 C. PROMETE

Canoe
Alonso (14), Rodríguez (14), García (2), Torcal (2) y Roldán (19) -cinco inicial- Aponte (15), De Gregorio, Santolaya (5), Ramón, Villar y Baeza.
Campus Promete
Knecevic (12), Vucurovic (10), Benet (10), Julien (4) y Gidden (27) -cinco inicial- Ayela, Miloglav (4), y Manzanares (6).
Parciales
14-18, 12-12 (descanso); 19-12, 20-23; 6-8 (prórroga).

El peligro del Canoe estaba en el extra de motivación que las madrileñas suman ante los equipos punteros de la categoría. Y no hay ahora mismo mejor equipo que el logroñés. Las de Jacinto Carvajal lo sabían y partieron con la intención de controlar cuanto antes el duelo. Sin embargo, el Canoe no se arredró y, mediado el segundo cuarto, logró empatar el partido a 20. Al descanso, Gidden lideraba a un Promete totalmente desacertado en el lanzamiento exterior (26-30).

Tras el paso por vestuarios, Roldán tomó definitivamente el mando del Canoe y del partido (39-36). El preocupante 45-42 con el que comenzó el periodo definitivo se transformó en un pispás en un esperanzador 45-50, pero el Canoe no se rindió. Logró empatar de nuevo, y Benet, por fin, acertó con el primer triple de las riojanas cuando más lo necesitaban.

Las madrileñas asimilaban cada golpe y respondían de nuevo (64-62). Vucurovic fallaba uno de sus dos tiros libres y Aponte repetía el fallo y acierto para las locales. Fue Gidden la encargada de llevar a la prórroga el choque con dos nuevos tiros de personal (65-65) dentro de su soberbia actuación (acabó con 27 puntos, 13 rebotes y 40 de valoración).

El tiempo extra se convirtió en un toma y daca en el que comenzó dando el Canoe pero que acabó ganando el Promete. Tras una agonía de acumulación de errores y puntos sumados con cuentagotas, el Campus Promete certificó un nuevo triunfo, quizás el más sufrido del año.