Perversa derrota del Promete

Leslie Knight apunta y lanza. Fue la mejor del Promete. :: M. Herreros/
Leslie Knight apunta y lanza. Fue la mejor del Promete. :: M. Herreros

Reisingerova logra la victoria para el Snatt's en la prórroga y con el tiempo cumplido (80-81) | Las de Jorge Elorduy se muestran incapaces de sentenciar un partido que comandaron desde el principio

MARTÍN SCHMITT LOGROÑO.

El Campus Promete sumó ayer su tercera derrota consecutiva en este flojo inicio de temporada. Pero lo hizo de la forma más perversa, en la prórroga y con el tiempo ya consumado. La pívot del Snatt's Feminí Sant Adriá Julia Reisingerova recibió el balón en la zona de pintura, a falta de dos segundas y después de que Whitney Knight clavara un tremendo triple que colocaba a las riojanas arriba (80-79), y los árbitros pitaron una personal. Con el tiempo cumplido. La checa, con suma frialdad, clavó, además de los tiros libres, una daga en el orgullo del equipo de Jorge Elorduy, que comandó el electrónico durante todo el partido pero fue incapaz de matar el encuentro. Perverso.

Y eso que el Campus Promete comenzó con muchas ganas e intensidad, tratando de borrar la imagen de apatía de los dos primeros choques. Prueba de ello es que Cris Pedrals ya había marcado su primera canasta seis segundos después del salto inicial. La idea era que el Snatt's Feminí, un recién ascendido, pagara los platos rotos del mal comienzo en la Liga Dia, pero el bloque riojano no logró sentenciar el partido. Y lo acabó pagando caro.

Pedrals mostró, en ese primer cuarto, su mejor faceta, aportando seis puntos a la causa, mientras que Leslie Knight no acababa de sentirse cómoda. El Promete parecía haber cambiado de chip, pese a que en los últimos minutos de ese cuarto se relajó y permitió que las barcelonesas marcaran un parcial de 5-0 para ajustar las cosas (19-13).

En el inicio del segundo cuarto, la pájara continuó rondando al Promete que vio cómo Marta Claret acertaba su primer triple para meter miedo en el cuerpo a las riojanas. La base Andrea Riley le dio mucho criterio al juego visitante mientras el conjunto logroñés parecía empezar a hacer aguas. Pero apareció Sofía da Silva con fuerza bajo el aro y la defensa empezó a cortar el juego de las catalanas. Un triple de Whitney Knight dio tranquilidad a las logroñesas (30-22) que se sacudieron el agobio catalán. Pero le faltaba fluidez y ritmo a su juego y el Snatt's Feminí volvió a resurgir.

Las locales manejaban mejores cifras de acierto -48%- con respecto a las catalanas, que apenas superaban el 30%, pero las diferencias en el marcador no lo reflejaban. Y en un abrir y cerrar de ojos el Snatt's se puso a un punto (39-38) con un buen trabajo de la pívot Reisingerova, a la postre verdugo del Promete. Estebas, con dos triples consecutivos, cortó la hemorragia, pero estaba claro que al verse impreciso para romper el partido el Campus Promete iba a sufrir. Lo que no sabía es que acabaría perdiendo de una forma tan cruel. El Promete se encomendó a Leslie Knight, cuya figura empezó a crecer. Se llegó así al último cuarto, que fue un toma y daca. El Promete estaba jugando con fuego, cayendo en la apatía, perdiendo balones, cometiendo errores. Demasiados como para asegurarse una victoria. Con 70-70 en el marcador, Da Silva no pudo palmear un balón en el último suspiro.

Llegó la prórroga y el maquiavélico final que deja, sin lugar a dudas, al Campus Promete hundido psicológicamente. Después de jugar con fuego, acabó quemándose en el último instante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos