La Copa se le escapa al Rioja Vega

La Copa se le escapa al Rioja Vega
Víctor Soto

Los riojanos caen ante el Baskonia y pierden la oportunidad de pelear por un título tras un choque a tirones y con un desenlace fatal

V. S. LOGROÑO.

El Bodegas Rioja Vega Clavijo no saboreará la Copa de LEB Plata. Lo tuvo cerca, muy cerca, en una jornada loca en la que todos los teóricos favoritos, a excepción de Navarra, perdieron. Pero los de Jenaro Díaz no vencieron a un rival que llegaba a la cita con las urgencias del colista y salió reforzado de Mendizorroza.

Parece ya endémico el mal que sufren los riojanos. La irregularidad es su lastre. Momentos brillantes, rachas muy positivas y acertadas, se entremezclan con minutos desasosegantes, faltos de puntería y ritmo. Una montaña rusa que puede acabar con la mejor de las sonrisas o con un accidente. En Vitoria tocó lo segundo.

Dos puntos anotados en cinco minutos en el inicio del segundo cuarto, un parcial de 9-1 encajado en el tercero y otro de 9-0 entre los minutos 33 y 36 fueron los lastres. Las rachas positivas del final del primer parcial o las del último cuarto, cuando los riojanos pasaron de un 72-63 a 73-72 se quedaron en nada por esa insuficiencia para manejar el timón que muestran los riojanos cuando han tomado el buen camino.

En el último minuto pasó de todo. Lo primero, que dos tiros libres de Pérez colocaron a los riojanos por encima en el marcador (75-76) a falta de 48 segundos. Pero después, y lo más grave, fue que en el rebote en su zona, tras tiros libres, primero Raieste palmeó un balón sobre la canasta para convertir el premio de un punto en tres y luego el mismo jugador robó un rebote a Robinson delante de su narices, que no se enteró en ninguna de las dos acciones.

Esas acciones resultaron demoledoras para un equipo que ya no pudo dar la vuelta a un partido que fue suyo durante muchos minutos gracias a la actividad en la pintura de Nissen y Parrado y los momentos de acierto de Lafuente.

Fue el primer cuarto el mejor de los de Jenaro Díaz, con mucha velocidad y acierto hasta obtener una renta de ocho puntos (16-24) que Paukste se encargó de reducir antes de acabar el primer parcial. De la luz se pasó a la sombra en el segundo, cuando los alaveses se pusieron 29-26 en el minuto 16. Un horror ofensivo que, sin embargo, volvió a desaparecer por ensalmo. Golpear en la pintura, tirar de velocidad y un triple de Noguerol fueron las claves para que al descanso se llegase con un vibrante 33-36.

La renta creció y en el minuto 25 ascendía a siete puntos (42-49), pero el Baskonia apretó en defensa y Lautaro comenzó a ejercer de líder de los vascos para meterles en el partido. El Rioja Vega no encontraba fluidez, perdía balones y no lograba anotar, lo que dejó el partido en un trepidante 56-55 a falta de diez minutos.

Y en la ruleta rusa de los partidos de los riojanos, volvió a salir la bala con otro parcial de 9-0 y más pérdidas que aprovecharon los vitorianos. Contra Gijón y Zamora se perdió por esos momentos de deriva. Ante Baskonia, también. No habrá Copa y sí mucho sufrimiento en una liga cada vez más igualada y que va a penalizar sobremanera los errores.

 

Fotos

Vídeos