Campus Promete y Alhaurín se citan con objetivos muy diferentes

Jacobo Carbajal. /L.R.
Jacobo Carbajal. / L.R.

Las riojanas viajan en busca de certificar el liderato ante un adversario que se juega la permanencia

L.R.Logroño

El Campus Promete afronta en Alhaurín de la Torre el último partido a domicilio de la temporada regular (19.00 horas). Las riojanas acuden a la cita con la intención de certificar el primer puesto y con la mente puesta en los cruces de la Fase de Ascenso que se disputará este mismo mes en Tenerife. Tendrán que doblegar a un adversario que se juega la permanencia y que contará con el calor de su público en uno de los pabellones que se han revelado como más 'calientes' de la categoría.

Aunque la mente está puesta inevitablemente en el ascenso, las logroñesas deben pensar primero en este compromiso. Han recuperado a Carmen Miloglav, por lo que la enfermería sólo tiene una inquilina, Patri Benet. «Contamos con mantener esa primera plaza y queremos seguir creciendo y recuperando gente, casi estamos al completo de nuevo y con ganas de hacer el mejor partido posible», plantea Jacinto Carbajal.

El Alhaurín de la Torre deberá soportar la presión de jugar su último encuentro en casa y, además, pugnar por la séptima victoria, la que le puede acercar a la permanencia. Las malagueñas forman un bloque que, dado su condición de debutantes en la categoría, no han firmado una mala campaña, pero los números no le favorecen. Jasmine Lumpkin (10,7 puntos y 8,6 rebotes) es su jugadores más peligrosa junto a veteranas como Lorena Liñán y Sara Sánchez y nóveles en la categoría como Iborra y Beatriz Bajo.