Takács estrena el medallero español en la marcha

Julia Takács, durante la prueba de 50 kilómetros marcha. :: Alberto Pozas/
Julia Takács, durante la prueba de 50 kilómetros marcha. :: Alberto Pozas

La madrileña nacida en Hungría consigue un trabajado bronce en los 50 kilómetros, distancia inédita en la historia de los Europeos

ALBERTO POZAS BERLÍN.

La marcha vuelve a salir al rescate del atletismo español. La madrileña (aunque nacida den Budapest) Julia Takács consiguió la primera medalla para la delegación española en los 50 kilómetros marcha con un trabajado bronce por detrás de la imbatible portuguesa Henriques y la ucraniana Tsviliy, en el primer campeonato de Europa en el que las mujeres corren esta prueba. «He aprendido del mejor», decía al finalizar sobre Jesús Ángel 'Chuso' García Bragado, que acompañó a la medallista durante hasta el kilómetro 38 antes de retirarse lesionado con un tirón en los isquiotibiales.

Takács fue de menos a más y esperando a que otras pagasen el esfuerzo. «Lo tenía claro, yo iba recortando a las chicas que tenía delante, sabía que poco a poco las podía coger». Takács, hasta ahora consumada especialista en los 20 kilómetros, se enfundó el uniforme de enterradora al cruzar el ecuador de la prueba y empezó a adelantar a las que se habían pensado que 50 kilómetros bajo un sol de justicia podían solventarse de cualquier manera. Ella llegaba tercera y sus dos compañeras de equipo cerraban una clasificación histórica: séptimo puesto para Ainhoa Pinedo y octavo para Mar Juárez, con José Ignacio Díaz como mejor español en la prueba masculina en novena posición.

«Es la guinda del pastel en la mejor temporada de mi vida», explicaba Takács, entrenada ahora en el CAR de Sant Cugat por la granadina Montse Pastor, la pareja de Bragado. Su medalla suma enteros en el ya de por sí abultado historial de la marcha española: la decimoquinta presea que consigue un atleta español en la marcha en los Campeonatos de Europa, y la segunda que consigue una mujer. La anterior, de oro, cuelga del cuello de Mari Cruz Díaz, ganadora en Stuttgart en 1986 cuando a las mujeres sólo les permitían marchar diez kilómetros.

Adel Mechaal: «Me vuelvo al 1.500, me veo capaz de bajar de tres minutos y medio»

Mechaal, cuarto en 10.000

Adel Mechaal probó su propia medicina y por una vez se quedó fuera de un podio por no tener fuerzas en la última recta. El de Palamós fue cuarto en la final de 10.000 metros en una carrera de tirones, estrategias cruzadas y mucho, muchísimo calor. El pupilo de Antonio Serrano llegó vivo a la última vuelta, pero no pudo hacer nada contra el esprint del francés Amdouni, el belga Abdi y el italiano Crippa. Los grandes favoritos, kenianos nacionalizados por Turquía, se quedaron por el camino, retirándose la mayoría víctimas de la anarquía de ritmos de la prueba.

«Me vuelvo al 1.500, me veo capaz de bajar de tres minutos y medio», decía un sonriente y descarado Mechaal en zona mixta, lamentando haber llegado algo bajo de forma a Berlín, pero asegurando estar «contento por haber hecho ilusionar a chavales jóvenes en casa».

Los jóvenes prometieron resultados en este campeonato y por ahora cumplen con nota. La catalana Sara Gallego, de 17 años, se clasificó para semifinales de 400 metros vallas rozando su marca personal con 57.18 segundos, mientras que Samuel García entraba en semifinales de la distancia en liso: el canario necesitó correr en 45.63 segundos para entrar por tiempos a semifinales, donde le esperaban Óscar Husillos y Lucas Búa, clasificados por ranking. «No me esperaba esto», decía reconociendo el nivel de la ronda.

Tras un calvario de lesiones, otro que se colaba en la final era Sergio Fernández en los 400 vallas: con una marca de la temporada de 49.19 segundos, el navarro está lejos de poder defender su plata de 2016. «He perdido velocidad y en esos momentos, impregnado de ácido láctico, la respuesta es mínima», lamentó, pero recordando que «hay que hacerse grande en estas situaciones».

Estuvieron también a la altura los tres obstaculistas españoles: el madrileño Fernando Carro y el huelmense Sebastián Martos se perfilan como aspirantes a medalla, mientras que el burgalés Daniel Arce se ganó también un puesto en la final entrando tercero de su serie.

Peor balance hubo en los concursos con la no clasificación de Úrsula Ruiz en lanzamiento de peso y la de Lois Maikel Martínez en disco. Las pertiguistas Maialen Axpe y Mónica Clemente también quedaron eliminadas.

 

Fotos

Vídeos