Atletismo

«Voy a morir matando»

Camilo Santiago (770) corre en la primera prueba de la cita de cross, el autonómico, que se celebró el domingo en Calahorra. :: /Miguel Herreros
Camilo Santiago (770) corre en la primera prueba de la cita de cross, el autonómico, que se celebró el domingo en Calahorra. :: / Miguel Herreros

El atleta afronta el Nacional de media maratón en Melilla, prueba que le puede abrir las puertas de España y de un Mundial Camilo

César Álvarez
CÉSAR ÁLVAREZLogroño

Esta tarde, Melilla acogerá el Campeonato de España de media maratón. En la línea de salida habrá cientos de atletas llegados desde todo el país, entre ellos estarán algunos de los mejores fondistas españoles. En ese pequeño grupúsculo de élite que ocupará la primera línea estará un atleta de Molina de Segura que hace ya muchos años llegó a La Rioja. Como cualquier niño, Santiago soñó con ser futbolista y durante algún tiempo persiguió su ilusión en el Villegas, pero lo más alto a lo que llegó fue a jugar en Tercera División. Ni siquiera pudo plantearse vestir la camiseta nacional en competición oficial, era una quimera demasiado lejana. Sin embargo, ese sueño puede hacerse realidad como atleta.

- ¿Qué tiene que hacer usted para certificar su primera internacionalidad?

- No hay nada demasiado concreto, pero una cosa está clara: si acabo entre los cuatro primeros y bajo de 1h04.30, la convocatoria está asegurada al cien por cien, y yo creo que acabando entre los cuatro mejores, como la mínima ya la tengo, pues la tendría al 95%. Lo que es evidente es que la selección la compondrán seis atletas, en teoría cuatro salen del Nacional y otros dos son a criterio del Comité Técnico de la Federación Española.

Santiago admite que la cita melillense es la carrera de su «vida» tras sólo cinco años en el atletismo

- ¿Es usted consciente de que está ante la carrera de su vida?

- Hombre, pues evidentemente por la transcendencia que puede tener, está claro que así es.

- Y, ¿cómo llega a esa cita?

- Muy preparado. Sinceramente, físicamente estoy muy bien y mentalmente también llego muy bien. Así que llego con muchas ganas.

- ¿Y qué espera encontrarse en Melilla?

- Pienso que va a haber un grupo de cabeza que va a estar muy igualado, en el que yo creo que sólo Chiqui Pérez está un punto por encima de los demás. Y en cuanto al circuito, para todos es desconocido, aunque sabemos que es llano, obviamente al nivel del mar, pero que tiene muchas curvas, con muchas rotondas... al que se dan dos vueltas y en el que puede soplar el viento. La verdad es que no creo que haya grandes marcas.

- ¿Y en cuanto a la carrera? Quiero decir, ¿se plantea uno si preparar una carrera táctica o hacerla rápida? ¿O simplemente uno trata de aguantar en cabeza hasta reventar?

- En teoría me da igual. Como yo ya tengo la mínima, no tengo necesidad de que sea una carrera rápida. Es a los otros a los que les interesa correr, yo voy a ir a por los cuatro primeros puestos así que ahí trataré de aguantar. Si, por el contrario, la carrera es lenta, yo no soy de los más lentos en el final, así que también puedo estar ahí luchando.

- El billete al Mundial se lo da, casi seguro, una de las cuatro primeras posiciones, pero se trata de un Campeonato de España, ¿no se puede mirar un poco más arriba de esa cuarta posición?

- Por su puesto. Cualquiera que me conozca sabe que yo no me conformo con el cuarto puesto. Como pueda luchar por una medalla que nadie tenga la más mínima duda de que voy a ir a por ella. Yo voy a salir a morir matando, luego la carrera ya nos pondrá a cada uno en su sitio.

- ¿No le da vértigo la situación? Usted mañana se juega ser internacional absoluto con la selección española cuando hace apenas cinco años no había corrido una carrera.

- Bueno, yo creo que es algo que gestiono desde la madurez personal aunque también desde la evidente inmadurez atlética. Al final, el atletismo es un deporte sincero y si trabajas, si eres constante, si te esfuerzas, al final... se ven los resultados. Es cierto que desde fuera se puede ver diferente, pero yo he ido viendo mi progresión paso a paso.

- Sí, pero ese paso a paso lo ha ido dando usted muy rápido. Ha hecho en tres años lo que a otros (los que consiguen hacerlo) les cuesta dos décadas.

- Es cierto. Pero el año pasado yo tomé una decisión arriesgada o valiente, según se mire, que me ha ayudado mucho a conseguir llegar hasta las puertas de un Mundial.

- Sin esa decisión de abandonar el trabajo y centrarse en el atletismo, ¿no hubiera podido llegar aquí?

- Yo creo que no. Siguiendo la progresión que llevaba desde hace 3 ó 4 años, hubiera podido ser un buen atleta popular, pero no creo que hubiera podido mejorar tanto. Cuando llegas a cierta edad, cada vez cuesta más mejorar. Trabajando, no creo que hubiera podido luchar por ir la Mundial.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos