Los Ingebrigtsen sueñan con el triplete en el 1.500

Henrik, Filip y Jakob se clasifican para la final sin problemas y amenazan con copar un podio que entraría en la historia del atletismo

MIGUEL OLMEDA

Los Ingebrigtsen y los Borlée pugnan esta semana por el honor de ser la familia número uno del atletismo europeo. Noruegos unos y belgas otros. Fondistas los primeros y velocistas los segundos. A ambos tríos de hermanos los entrena el patriarca de la saga.

En la primera mitad del 'partido', los Ingebrigtsen golpearon primero. Henrik -el mayor, 27 años-, Filip -25- y Jakob -17- avanzaron a la final del 1.500 con una superioridad aplastante. El mediano de la familia, vigente campeón de Europa y bronce mundialista, incluso se sobrepuso a una caída a falta de 200 metros. Él y su hermano menor lideran el ranking continental y los tres, con el checo Holusa eliminado, aspiran a completar mañana un podio que sería histórico. Pero que pasado podrían incluso superar, ya que la saga Ingebrigtsen al completo se vuelve a calzar los clavos en la final del 5.000.

Entre tanto, los Borlée perdieron una pieza en su ánimo de hacer pleno en la final del 400. El menor, Dylan (25 años), se quedó fuera mientras sus hermanos Jonathan y Kevin (30 años y gemelos) avanzaron con el segundo y el quinto mejor tiempo de las semifinales. La mala noticia para ellos dos es que tendrán complicado correr la semifinal del relevo largo, en el que Bélgica es una de las grandes favoritas al oro... Siempre que compita sus tres estrellas, y el joven Jonathan Sacoor, reciente campeón mundial juvenil de 400, y que precisamente entrena a las órdenes de 'Papá' Borlée, como sus tres hijos.

Reparto de medallas

Cinco pruebas repartieron ayer sus medallas en Berlín. Finalizaba el decatlón sin el francés Kevin Mayer, el gran favorito, que se había ido a casa tras hacer tres nulos en su intento de batir el récord del mundo. Su testigo lo recogió el alemán Arthur Abele, que aseguró el oro en 8.431 puntos tras terminar octavo en el 1.500.

En los lanzamientos, el peso femenino y el disco masculino vivieron sorpresas sobre la bocina. En sus últimos intentos la polaca Paulina Guba y el lituano Andrius Gudzius arrebataron el oro a la alemana Christina Schwanitz y el sueco Daniel Stahl, líderes en ese momento. Aliona Dubitskaya (Bielorrusia) y Lukas Weisshaidinger (Austria), completaron sendos podios.

En la longitud masculina, el griego Miltiádis Tentóglu se impuso al alemán Fabian Heinle y al ucraniano Serhii Nykyforov con un salto de 8.25 metros en el quinto. Y en el 10.000 femenino, la keniana nacionalizada israelí Lonah Chemtai Salpeter -el apellido de su marido, israelí- superó a la holandesa Susan Krumins y a la sueca de origen eritreo Meraf Bahta.

 

Fotos

Vídeos