Una historia de superación

Daniel Ibarra, con parálisis cerebral, acude a los Paraworld Games y al Europeo de atletismo para personas con discapacidad

Una historia de superación
Juan Marín
César Álvarez
CÉSAR ÁLVAREZ

El fondista Camilo Santiago no será el único riojano (o vinculado a La Rioja) que acuda al Campeonato de Europa de atletismo que se celebrará en Berlín. También lo hará el logroñés Daniel Ibarra, de 21 años. Es el vigente campeón de España de 100 metros, lanzamiento de jabalina y salto de longitud de personas con parálisis cerebral, títulos que consiguió no hace muchas fechas. Ibarra es un atleta que ha ido superando obstáculos a lo largo de su vida para practicar el deporte que, en ese momento, más le atraía, y con el último al que ha accedido, el atletismo, es con el que -por el momento- más alto ha llegado. En días, será internacional.

En unas semanas se desplazará a la capital alemana donde, después de que acaben los Campeonatos de Europa absolutos de atletismo para gente sin discapacidad, él tomará parte en las pruebas de jabalina y longitud para personas con parálisis cerebral, donde ha superado las mínimas exigidas con bastante comodidad (no así la del hectómetro) y luchará por subir al podio especialmente en el concurso de lanzamiento donde parte con la cuarta mejor marca de los participantes.

Pero antes de llegar a Berlín, este riojano se desplazará esta misma semana a Barcelona para participar en Sant Cugat en los Paraworld Games (desde ayer hasta el 12 de agosto), algo así como unos Juegos Olímpicos exclusivamente para deportistas con parálisis cerebral en los que además de atletismo se citan nadadores, futbolistas o jugadores de boccia procedentes de treinta países diferentes. Será la primera gran actuación internacional de un deportista para el que su parálisis cerebral nunca ha sido un obstáculo insalvable sino un pequeño hándicap. Ya practicó el baloncesto y el fútbol (llegó a jugar en el Villegas) y llegó al atletismo casi de forma accidental. «Yo no me planteaba en ningún momento practicar atletismo, pero Eusebio González fue profesor mío en el colegio. En clase, me vio potencial y me animó. Al final, me convenció y ahora llevo ya año y medio practicándolo a sus órdenes», indica, satisfecho con la decisión tomada.

En apenas 18 meses, Daniel cuenta con unas mejores marcas de 34.66 metros en lanzamiento de jabalina, salta hasta los 5.11 m. en el foso de longitud y recorre en 13.56 los 100 metros. Ahora tiene ante sí el reto de dos grandes competiciones, primero los Paraworld Games en Barcelona y unas semanas después, el Europeo en Berlín (donde tomará parte en los concursos de longitud y jabalina).

Mucha motivación

El riojano tratará de competir «lo mejor que pueda» y «disfrutar de la experiencia», reconociendo, eso sí, que acudir a estas competiciones «te da una gran motivación para seguir entrenando» y por supuesto, admite sin rubor que «cuando hace año y medio comencé con el atletismo yo no me planteaba acudir a este tipo de competiciones». Ahora incluso se atreve a soñar un poco más y no puede ocultar -a dos años vista- que estando donde está en este momento, «puedo pensar en acudir a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Todavía falta mucho tiempo, pero es una opción que está ahí y lógicamente, algo que me encantaría».

Juan Marín

Los Juegos Paralímpicos son su reto, como lo ha sido casi todo en su vida deportiva, caracterizada por el espíritu de superación. Las competiciones para gente con parálisis cerebral no son muy frecuentes en los calendarios deportivos («apenas hay un par de competiciones de carácter nacional», lamenta), por lo que él está habituado a competir con gente sin discapacidad. Lo hacía antes cuando se enfundaba la camiseta roja del Villegas (para jugar como extremo y ocasionalmente, como portero) o ahora cuando defiende los intereses del Hiberrioja.

La máxima normalidad

Para él, competir con otros deportistas con mayores capacidades no supone un problema sino una ventaja y un plus de motivación. «Es bueno competir con gente sin discapacidad porque te ayuda a mejorar y superarte. De hecho los técnicos de la Federación prefieren que practiquemos deporte con la máxima normalidad posible», explica Daniel, quien debe superar algunos hándicaps debido a su enfermedad.

Por ejemplo, cuando compite en las pistas del Javier Adarraga, en la prueba de 100 metros debe salir de tacos tal y como indica el reglamento, aunque eso le reste capacidad de reacción y le cueste algún segundo, algo que no ocurre en las competiciones adaptadas para deportistas con parálisis cerebral; o en el lanzamiento de jabalina su pierna 'mala' es la del bloqueo y eso hace que le «cueste más» lanzar, pero todo ello son obstáculos nunca insalvables. Daniel Ibarra lo demuestra día a día.

 

Fotos

Vídeos