Discóbolo por descarte

Marcos Moreno lanza disco en una prueba celebrada en el Adarraga. :: Juan Marín/
Marcos Moreno lanza disco en una prueba celebrada en el Adarraga. :: Juan Marín

Marcos Moreno, plusmarquista nacional Sub'16, llegó al disco tras dolorosas lesiones

César Álvarez
CÉSAR ÁLVAREZ

El pasado fin de semana, el discóbolo Marcos Moreno (Logroño, 2003) dio por terminada su temporada. Aunque oficialmente la campaña no concluye hasta finales de octubre, él ya sabe que va a concluir el año deportivo en lo alto de la tabla nacional de lanzamiento de disco en su categoría (Sub'16). A lo largo del año, ha batido en dos ocasiones el récord nacional, la última vez, el sábado en Portugal donde consiguió elevarlo hasta 62,92 metros.

A lo largo de la actual campaña, Moreno ha experimentado una espectacular mejoría. Comenzó el año con una mejor marca de 48,08 metros y lo ha concluido con un registro casi quince metros mejor y el récord de España con el que ni siquiera soñaba al comenzar el curso deportivo. El propio atleta reconoce que está contento («como para no estarlo») y analiza con madurez las causas de la mejora: «He recogido los frutos del trabajo de años anteriores, pero también he mejorado la técnica y luego, hay que reconocer que soy buen competidor». Pero esa misma madurez le lleva a no atreverse a fijarse un techo. «El año que viene paso de categoría (Sub'18) y eso supone también un cambio en el artefacto -el disco- que pasará de 1 kilo a 1,5 kilos».

La teoría dice que el cambio es fuerte, pero el pasado fin de semana en Portugal hizo una prueba. Participó en un concurso con un disco de ese peso y consiguió desplazarlo 49,63 metros lo que le hace estar más que esperanzado porque «con esa marca sería ahora el octavo del ranking nacional Sub'18».

Moreno ha batido dos veces el récord español de disco Sub'16, y es segundo en el ranking de peso

En cualquier caso, la historia de Marcos Moreno no es la de un discóbolo vocacional. Él llegó al lanzamiento de disco casi 'por descarte'. Se inició en el atletismo «haciendo de todo». Su padre había sido campeón de España e internacional en pruebas combinadas y su madre dispuso durante casi dos décadas del récord autonómico de lanzamiento de jabalina. Además, su abuelo paterno fue presidente de la Federación Riojana. El atletismo corría por sus venas aunque él casi no lo supiera y buena prueba de ello es que cuando apenas sabía andar, ya participó en el 100 Popular que organizaba El Corvo. Le gustaba todo, pero comenzó a hacer vallas donde desde niño exhibía una técnica exquisita. Sin embargo, una lesión crónica le obligó a buscar una prueba en la que no hubiera que saltar o correr para que no sufriera ni su talón ni su espalda. Sólo le quedaban los lanzamientos.

La jabalina, el peso y el disco eran tres disciplinas que su padre -y entrenador- conocía del decatlón, pero en la jabalina se volvían a manifestar los problemas de espalda. Probó con el disco y se encontró cómodo «y además, ganaba», un factor importante a la hora de elegir siendo un niño. Aunque tampoco ha descartado el peso, donde está situado el segundo de su categoría en la tabla nacional del año.

Marcos Moreno asegura que nada ha cambiado pese a tener el récord de España. Sigue disfrutando y no cree que la plusmarca «añada presión. No siento que con el récord tenga más responsabilidad». Tras las vacaciones volverá a retomar los entrenamientos pensando ya en el año que viene, donde el objetivo no es una marca sino «mejorar. No hay una cifra concreta». Y lo hará bajo la atenta mirada de su entrenador -Marcos Moreno Cuesta- porque en la pista «no es mi padre sino mi entrenador; y en casa es mi padre, no mi entrenador», afirma el discóbolo.

Más

 

Fotos

Vídeos