Viaje al pasado en Ocón

La siega, el primer paso de la tradicional molienda que ayer se revivió en el molino de Ocón. :: sonia tercero

Unas 1.500 personas acudieron a la Fiesta de la Molienda en el molino | Hubo mercado de artesanía, degustaciones de pinchos riojanos, exhibiciones agrícolas, visitas guiadas y música

SANDA SAINZ

El domingo se celebró junto al Molino de Viento de Ocón la Fiesta de la Molienda, que cumplió catorce ediciones. A las 11.00 horas se estaban realizando visitas en el molino y comenzaban las degustaciones de pinchos riojanos. Hubo ludoteca con manualidades y taller de elaboración de pan para niños. La exhibición de siega y trilla se realizó con agricultores que en alguna ocasión han utilizado durante su trabajo la hoz, el trillo y los caballos.

Hubo cinco puestos de pinchos de asociaciones de cinco de los seis núcleos urbanos de Ocón. Cada uno de los cuales elaboró entre 1.000 y 1.500 raciones. Así, el de Los Molinos ofreció vegetal, pincho moruno y sardina con guindilla; La Villa preparó migas de pastor, zapatilla de jamón y banderilla de langostino; Aldealobos, champiñón a la cazuela y chorizo a la sidra; Pipaona, setas con jamón, empanada de atún y hamburguesitas con cebolla y pimiento, y Las Ruedas sirvió huevos fritos con chorizo y orejitas de cordero. A las tres ya se habían agotado varios. La nota musical la puso 'Voces del Ebro', que interpretó varias jotas y acompañó la fiesta de la molienda.

En el mercado artesanal se instalaron veinticinco puestos, la mitad de alimentación tradicional (quesos, embutidos, fardelejos) y artesanía para bebés, bisutería, madera, cuero entre otros productos.

El Ayuntamiento dispuso de amplias zonas de aparcamientos y espacio a la sombra para el público

Félix Ruiz, agente de desarrollo local indicó que, en vista del éxito de convocatoria de otros años, aumentaron los espacios de aparcamiento y comodidad del área de ocio. «Solemos recibir entre 2.000 y 3.000 personas y en esta última edición calculamos que hubo unas 1.500. Quizá los avisos de ola de calor han provocado este descenso. Los que han venido están a gusto y se han quedado hasta última hora. La jornada ha resultado, una vez más, un éxito» afirmó Ruiz.

«En la Fiesta de la Molienda participan unos doscientos voluntarios en las degustaciones, trilla y siega, montaje, limpieza y aparcamiento. El fuerte es la gente del pueblo, aquí no hay empresas contratadas. El Ayuntamiento de Ocón se encarga de organizarla y cuenta con el inestimable apoyo de los vecinos ya que todos aportan algo», incide el agente de desarrollo local y añade que «este evento, declarado Fiesta de Interés Turístico Regional, está subvencionado por la Dirección General de Cultura y Turismo del Gobierno de La Rioja. También ayuda la Fundación Caja Rioja».

El alcalde de Ocón, Ernesto Viguera, comentó que esperaban más visitantes pero quizá la gente desconocía que la zona estaba preparada con lugares a la sombra. Además corría aire que refrescaba el ambiente. «Cada vez mejoramos los detalles. Nos sentimos muy satisfechos por la asistencia pero estamos capacitados para recibir el doble de personas dando un servicio adecuado a todo el mundo, tanto en facilidades para aparcar como en ofrecer un espacio amplio a resguardo del sol», afirmó Viguera al terminar la exhibición de siega y trilla.

Este fin de semana el municipio ha acogido propuestas importantes como la molienda de ayer, la inauguración del certamen Arte en la Tierra el sábado y la observación de estrellas junto al molino el viernes. «El Valle de Ocón engancha. Se está demostrando con este tipo de eventos y con las infraestructuras de las que disponemos para que la gente disfrute», terminó el alcalde.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos