Vacaciones para la piel

:: Alex Bramwell/
:: Alex Bramwell

Se aconseja aplicar el protector media hora antes de la exposición al sol y renovar su aplicación cada dos horas y después del baño En verano nuestra piel exige una atención extraordinaria

MIGUEL AIZPÚN

logroño. El verano es una estación que, mayoritariamente, está asociada a las vacaciones. Ese tiempo gratísimo en el que nos hacemos la ilusión de una vida pilotada por la ausencia de obligaciones y por la continuada dedicación sólo a aquello que nos apetece.

El verano es, sin duda, la época del año en que la piel cobra un mayor protagonismo. Por un lado, se presenta la oportunidad de presumir de su belleza y lozanía, tras haber permanecido oculta para protegerla de los fríos del invierno. Y, por otra parte, porque ahora es necesario ponerla a cubierto de los riesgos de la exposición al sol.

Naturalmente, este paraíso fugaz tiene un precio que otros se encargan de pagar por nosotros. Así, los empleados de hostelería, por ejemplo, han de trabajar el doble de lo habitual para que los afortunados inquilinos del tiempo feliz estén bien servidos. Lo mismo ocurre con otras tantas ocupaciones que surten a los que descansan.

No se exponga al sol cuando éste es más intenso, es decir, de las 11 a.m. a las 15 p.m. El bronceado debe ser progresivo y el fotoprotector necesario incluso en días nublados

También en las vacaciones nuestra piel suele exigir una atención extraordinaria, al estar sometida a nuevas y variadas agresiones. Sin embargo, por suerte para nosotros, podemos estar muy tranquilos, ya que los dermatólogos se ocupan de protegerla. Nuestra tarea es tan sencilla y limitada como recabar las indicaciones del especialista y seguirlas al pie de la letra. De esta forma conseguiremos, por ejemplo, que el sol se convierta en un buen amigo y no en el agresor que tantos daños ocasiona cuando se le provoca.

Mucho se ha avanzado en el campo de la protección solar, gracias a las campañas de concienciación impulsadas, coordinadas o divulgadas por la Academia de Dermatología. Unas veces en colaboración con las instituciones públicas y siempre con el apoyo de los medios de comunicación social, los dermatólogos españoles nos hemos volcado en informar y proteger a la población, advirtiendo de los riesgos y consecuencias de una protección solar inadecuada. Y se ha insistido en presentar al sol como un amigo, al que es necesario tratar de forma correcta, para que dispense sus efectos positivos, en lugar de los negativos que puede acarrear un comportamiento erróneo.

La relación con el sol viene a constituir una auténtica filosofía de vida, que genera hábitos saludables, que favorecen la calidad de vida y, en definitiva, la salud y el bienestar.

Entre estos hábitos, se incluyen aspectos relacionados con la alimentación (reducción del alcohol y la cafeína), la higiene (exfoliación para eliminar la piel muerta, limpieza e hidratación del cutis, utilizando tónicos y cremas adecuados) y el cuidado de una estética que favorece la autoestima y las relaciones sociales, al tiempo que blinda frente a impactos psicológicos negativos.

Bienvenida sea, pues, la época del sol, el descanso y la alegría. Unas ventajas de las que sería injusto y perjudicial excluir a la piel, el órgano más extenso y visible de nuestro cuerpo.

Consejos para tomar el sol

1.- No se exponga al sol, de las 11 a.m. a las 15 p.m., cuando el sol es más intenso.

2.- Use sombrero y gafas de sol.

3.- Utilice un fotoprotector adecuado a su tipo de piel de índice mínimo 15/20, que le aconseje su dermatólogo. Aplicar media hora antes de la exposición solar y renovar la aplicación aproximadamente cada 2 horas y después del baño. Aplicar cantidad suficiente. Proteja sobre todo las zonas más sensibles, cara, nariz, párpados, labios, etc.

4.- Extreme las precauciones en las personas de piel clara, en ancianos, mujeres embarazadas y niños (deben llevar gorro, una camiseta de hilo o algodón e hidratarles bien. Enseñe a los niños a protegerse del sol).

5.- No olvide usar fotoprotector en los días nublados. Los rayos solares son tan peligrosos para su piel en los días nublados y cubiertos como en los días soleados.

6.- El bronceado debe ser progresivo. Empezar por exposiciones cortas, para ir aumentando poco a poco.

7.- Cuidado si está tomando medicación y en especial si son medicamentos fotosensibles (lea los prospectos y consulte a su dermatólogo). Las mujeres que tomen anticonceptivos deben extremar su protección pues pueden aparecerles manchas oscuras.

8.- Extreme las precauciones en deportes de alta montaña, en el mar, etc.

9.- Antes y durante la exposición solar no use colonias, perfumes, etc.

10.- Después de la exposición solar hidrate bien su piel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos