EL SUEÑO DE RESINES

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

El martes pasado se cumplieron diez años del final de 'Los Serrano', la mítica serie de Telecinco de desenlace infame y que estaba protagonizada por Antonio Resines y Belén Rueda. Era un producto canónico de la televisión de los 2000: una familia que regenta un bar, personajes jóvenes que van al instituto y, cómo no, el desayuno matinal rodeado de marcas de alimentación bien visibles. La fórmula fue tan sencilla como triunfadora. Como ejemplo, Jordi Évole, en uno de sus 'Salvados', viajaba a Finlandia para conocer su modelo educativo y allí le confesaban que habían aprendido español viendo subtituladas las peripecias de la familia Serrano.

Para muchos 'millenials' la efeméride fue todo un 'shock', se sintieron mayores por primera vez en sus vidas. «¿Ya hace diez años de aquello?», preguntaban en las redes sociales, buscando explicación al paso del tiempo. Pero esta reflexión también se la hicieron muchos directivos de cadenas, actores, guionistas y productores. Ellos, en cambio, para recordar los tiempos dorados en los que lo normal de una ficción de éxito en España era reunir a más de cinco millones de espectadores cada noche frente al televisor. Ahora marcar esas cifras en los audímetros es imposible. Para ello es necesario, como mínimo, juntar a Cristiano Ronaldo, Leo Messi, Luis Suárez o Mbappé en un campo de fútbol y dar el partido en abierto. Ya no basta con levantar piedra a piedra una 'Catedral del Mar' como Antena 3, o viajar al pasado en la obra maestra de Pablo y Javier Olivares para TVE, 'El Ministerio del Tiempo'. Dos joyas que casi no superan el 20% de 'share'.

Son otros tiempos para la televisión. La fragmentación ha llegado de la mano de plataformas como Netflix, HBO o Movistar, que cada mes presentan hasta diez títulos nuevos, y así es imposible seguirlos todos. Dicen los expertos que han acabado con la piratería, que han traído más calidad a las historias que se narran. Pero, hoy en día, si Mediaset tuviera que volver a abrir el bar de la familia Serrano, pondría tras la barra a un concursante de 'Mujeres, Hombres y Viceversa', Sofía Suescun sería novia de Fran Perea y el Maestro Joao leería el futuro en las patas de jamón. Los negocios son los negocios, aunque quizá sea todo un sueño de Antonio Resines.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos