«He probado grillos y son asquerosos»

Josetxo, con el trofeo que le acredita como el ganador de la sexta edición de 'MasterChef junior'. :: tve/
Josetxo, con el trofeo que le acredita como el ganador de la sexta edición de 'MasterChef junior'. :: tve

El valenciano Josetxo, de 11 años, gana 'MasterChef Junior' con un menú que le gustaría servir a su ídolo, el goleador Antoine Griezmann

JULIÁN ALÍA

Por fin, Josetxo (Valencia, 11 años) puede decir a todo el mundo que es el ganador de la sexta edición de 'MasterChef Junior'. Desde octubre, que terminó de rodarse el programa, ha tenido que guardar silencio ante la insistencia de sus amigos, a quienes les repetía cuando le preguntaban por el ganador: «Puede que sí, puede que no». Reconoce que le ha costado mantenerlo en secreto, pero que temía más que sus hermanos gemelos se fuesen de la lengua. A ellos les intenta dar lecciones culinarias, «pero no se dejan», ya que solo atienden «dos minutos, cuando no están con la pelota».

Josetxo, ferviente seguidor del Atlético de Madrid (aquí es donde vive ahora) y que milita en las categorías inferiores, empezó a entrar en el mundo de la cocina ayudando a su padre, que no es otro que el director de informativos de la Cadena COPE, José Luis Pérez. Ahora, con más dudas sobre lo que quiere ser de mayor, se debate entre futbolista, cocinero, y policía. Sin llegar a descartar formar parte del mundo de la televisión, algo que «molaría», pero que no cree que pase.

«No sé si voy a ganar o no, pero yo me voy contento de estas cocinas. Creo que a un montón de chefs les gustaría que Joan Roca (tres estrellas Michelin) probase sus platos y yo, que soy un minichef, lo he conseguido», confesaba durante la final, antes de saberse vencedor.

Allí elaboró como entrante un ceviche de carabinero y percebes; de principal, una merluza cocinada a baja temperatura con falso caviar de ajo negro, emulsión de aceitunas verdes y coral de tomate; y de postre, un cuscús de frambuesas con nitrógeno, helado de coco, bizcocho de chocolate y aire de menta. Un menú que todavía no ha repetido en casa, aunque no le importaría hacerlo para Antoine Griezmann, el goleador del Atleti. Para los del Real Madrid, bromea con que prepararía grillos, que es lo más asqueroso que ha llegado a probar. «En el programa dije que estaban buenos, pero luego los poté», confiesa ahora.

Eligió los carabineros porque su padre siempre los compraba por Navidades, solo en esas fechas, «porque eran muy caros». La merluza, porque fue su plato «para entrar en el casting», y el postre, porque le encantan los After Eight, y «quería que llevase algo de chocolate y menta».

En el Basque Culinary Center

Con este menú, Josetxo superó a su compañera Pachu ante 2.471.000 espectadores, un 16,1% de cuota de pantalla, que hicieron del programa lo más visto del domingo. Aunque le hubiese gustado tener como rival en la final a Ferrán, su «mejor amigo», y con quien ha quedado para esquiar en el mes de marzo, porque «en diciembre no había mucha nieve». Con el triunfo, ha ganado 12.000 euros para su formación, y un curso de cuatro días en el Basque Culinary Center, además del trofeo del programa, que espera poder poner «en una vitrina en su habitación», y la chaquetilla, que lejos de querer guardarla y protegerla de las manchas, quiere enfundársela todos los fines de semana.

El precoz cocinero, que no para de destacar el «compañerismo» que se respiraba, escogió como mejor momento del concurso «la guerra de batidos», que «moló un montón», así como a Jordi Cruz, como su miembro del jurado favorito. Como contrapunto, su peor momento lo vivió en la prueba del chef Ángel León (cuatro estrellas Michelin). «Siempre iba tres pasos por detrás de él. La cocina era pequeña y no había sitio para nada, pero por lo menos estaban ricos los platos», recuerda el joven, que también se guarda para siempre el viaje con sus compañeros a Disneyland París, donde les «salió fatal a los dos equipos»: «Cocinado malo, pero atracciones buenas».

 

Fotos

Vídeos