LA NEVERA Y EL CAOS

ROSA BELMONTE

No sé quién estaba más lejos, si Ana Blanco y Sergio Martín de Pedro Sánchez o Paz Padilla de Pilar Urbano. Y esta atendía desde su casa. Lo hacía para intervenir en un debate sobre Urdangarin que tenía lugar en 'Sálvame' moderado por Paz Padilla. El lunes, la presentadora se dejó puestas la gafas. Ya saben: «Aquí todos somos listos, pero él lleva gafas», dice Michael Rapaport en 'Granujas de medio pelo'. Urbano contaba que Urdangarin había sido el amo de su casa en Ginebra, que iba a comprar a un supermercado francés barato. «Una especie de Dia» -precisó-. Pero la nevera la tenía hecha un caos». Esto sonó como aquella vez que en su libro sobre Garzón describía una escena en el dormitorio matrimonial cuando el juez se quitaba los calcetines. Y sobre su preparación para la cárcel: «Sabe que viene la coyunda, la yunta esta de la prisión».

Por lo demás, entre Paz Padilla y quien le hablara por los auriculares que llevaba debían de estar poniéndole la cabeza como un bombo (un bombo de peluquería). Padilla planteaba disparates tipo 'si los Reyes se habían ido a EE UU para quitarse de en medio'. Ojos en blanco. Aunque de vez en cuando Urbano colaba cosas como que don Juan Carlos contrató a Roca para mediar con Manos Limpias haciéndoles llegar dinero por el Sabadell y La Caixa. Cuando despidió la alucinógena conexión, Paz Padilla calificó a Urbano de «siempre maravillosa».

Era difícil que la entrevista a Pedro Sánchez en La 1 superara eso. Sobre todo cuando ya veníamos del vídeo del correteo, el perro y la reunión matinal con Calvo, Lastra, Oliver e Iván Alonso, que habrá o habrán perpetrado todo eso. ¿También la disposición de la entrevista, los fondos raros, los movimientos de cámara, las pantallitas partidas, los cámaras reflejados en los cristales, la pinza en el cogote de Sergio Martín? Sí hizo Pedro Sánchez sus anuncios (elecciones en 2020, reunión con Macron, acercamiento de presos independentistas, alejamiento de Franco del Valle de los Caídos...), pero estábamos entretenidos en menudencias. Era todo más caótico que la nevera de Iñaki Urdangarin según Urbano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos