«En 'Mentes criminales' no tenemos problemas de ego»

«Unos actores vienen y otros nos abandonan, pero el espíritu de la serie permanece», dice Joe Montegna, que llegó en la tercera temporada y arranca ahora la decimocuarta

MARÍA ESTÉVEZ

En los estudios Quixote de Glendale, donde se graba 'Mentes criminales', Joe Mantegna celebra con champán el rodaje de su episodio 300, que da inicio a la decimocuarta temporada de la serie. Para sus seguidores será una caja de Pandora, porque el capítulo en cuestión llega cargado de sorpresas. El actor, que se unió al elenco en su tercera temporada para interpretar al criminólogo David Rossi, es uno de los más respetados en su profesión. Maestro y leyenda de la escena, el cine y la televisión, nominado al Globo de Oro, Premio Emmy y ganador de un Tony con estrella propia en el Paseo de la Fama, Joe Mantegna personifica, como la ciudad de Chicago de la que proviene, el trabajo duro. No solo ha trabajado con los mejores actores de Hollywood -ha actuado en 'El Padrino III', 'Celebrity' de Woody Allen o 'Bugsy' de Warren Beatty- sino que él mismo es uno de los grandes. Además, presta su voz en 'Los Simpsons' al legendario Fat Tony. Amante del fútbol y seguidor del Real Madrid, el actor reconoce que 'Mentes criminales' ha marcado su vida.

- ¿Cuál ha sido el peor villano de estos doce años que ha vivido en la serie?

- Todos han sido especiales. Tal vez, Thomas Hall. Un villano que tuvo su arco de desarrollo durante varios episodios y terminó con la muerte de la mujer del personaje de Thomas Gibson. En nuestro episodio número cien se resolvió aquella historia. Creo que Thomas es un gran tipo y un gran actor, pero su personaje era perturbador. A mí me gusta que los escritores dediquen varios capítulos a un villano porque así conseguimos que la audiencia mantenga una relación más personal con la serie.

«Siento un sincero agradecimiento hacia los expertos en perfiles psicológicos del FBI»

- A pesar de llevar catorce años en antena, 'Mentes criminales' es número uno en muchos países. ¿Ha creado tendencia en cuanto a series dedicadas a la psicología de los criminales?

- Llevamos 300 episodios porque la serie funciona. Contar con un gran elenco facilita la relación con el público. No resolvemos cada episodio alrededor de un personaje protagonista. Muchas otras series, ya sea 'Magnum' o 'House', llevan implícito en el título el nombre del protagonista. Cuando el corazón de la serie depende de ese personaje, si lo pierdes te quedas sin nada. A nosotros no nos ocurre eso. En estos años hemos ido cambiando actores, unos vienen y otros nos han abandonado, pero la integridad de 'Mentes criminales' se mantiene. Nuestro propósito es inmutable, el equipo es fuerte. Creo en las narraciones que presentamos, en liderar a un elenco unido y entregado.

- ¿Le han afectado las tramas mental o psicológicamente?

- Siento respeto por los profesionales que dedican su vida a hacer el trabajo que nosotros representamos en la serie. No me parece problemático y no, no me molesta. Yo pretendo hacer un trabajo, ellos salvan vidas. Para mí, decir que la serie es perturbadora supone una falta de respeto a los profesionales. Estoy contento de retratarlos de una manera realista. Siento un sincero agradecimiento a los hombres y mujeres que son expertos en perfiles psicológicos dentro del FBI

- ¿Han rodado ya el episodio 300? ¿Puede adelantarnos de qué trata?

- El capítulo 300 empieza cinco minutos después del 299, que es el ultimo de la temporada 13. Saltamos inmediatamente a la historia de Penélope García y Spencer Reed, que se encuentran en peligro, detenidos mientras un agente les apunta con su arma. Antes de esta entrevista los productores me dijeron que no diera ningún tipo de pista de lo que va a suceder; lo que sí puedo adelantar es que Erica Messer, la guionista, resuelve la trama de una forma increíble. Es fascinante el giro que da a la narración; no puedo decirte más, pero merece la pena verlo porque es brillante y salvaje. Fue genial leer y grabar lo que había creado. Creo que el público leal a la serie se sentirá recompensado con este capítulo, porque es una carta de amor a los seguidores más fieles.

«Interpretar es mi vida»

- ¿Puede explicarnos que sintió al filmarlo?

- Para mí fue un regalo. En unos meses celebro mi 50 aniversario como actor profesional. Llevo mucho tiempo trabajando en esto y he visto muchas cosas. Solía preguntarme qué otros trabajos podría hacer si este no hubiera funcionado y nunca tuve un plan B. Interpretar es mi vida. En este país, tal y como está establecida la seguridad social, en cualquier otro trabajo me hubieran obligado a retirarme. Tengo mucha suerte de continuar haciendo lo que me gusta sin la presión del retiro. Poder rodar el episodio 300 me llenó de orgullo. Hay un refrán que dice: «Si te gusta lo que haces, no trabajarás un solo día de tu vida». Eso me ha sucedido a mí. No he trabajado en estos 49 años porque amo lo que hago y estos 12 que he pasado en 'Mentes criminales' han sido excepcionales. Solo espero poder continuar más tiempo.

- ¿Se siente mentor para las jóvenes generaciones de actores que llegan a la serie?

- Creo que hay un sentido de responsabilidad cuando eres el número uno en la jerarquía de la serie. Es una bendición poder practicar mi estatus en un lugar de trabajo donde todo el mundo se siente igual, donde no hay problemas de ego y nadie quiere aparecer en las portadas de las revistas para llamar la atención. Dicho eso, a mí me gusta crear un espacio donde todos podamos disfrutar la experiencia. Como decía Sinatra: «Uno solo vive una vez, pero si lo hace bien, una vez es suficiente».

- De todos los actores que han pasado por la serie y se han marchado ¿a quien echa más de menos?

- Así es la vida, la gente va y viene. Llevo demasiados años en esta profesión y he aceptado su naturaleza nómada. Lo peor, en la vida, es perder a tus amigos, dárselos a la muerte. Esa es la salida final. En el ambiente de trabajo siempre hay cambios, gente que viene y va, claro que siento cariño por mis compañeros, pero no verlos a diario no quiere decir que no pueda levantar el teléfono y tomar un café con ellos. En el equipo hay reemplazos, como en el fútbol, unas veces entran unos y otras otros, unas veces unos se van a otro equipo, o a otra serie. Yo siempre estaré agradecido por la contribución que han hecho a 'Mentes criminales'.

- Ya que menciona el fútbol, creo que es usted un forofo.

- Soy italiano. Si quiero conectar con mis primos tengo que hablar del Milan, de la Roma, de la Juventus. He rodado películas en otros países, estuve en España y me aficioné al Real Madrid. Soy un gran seguidor del equipo. Estados Unidos debería abrazar el fútbol como hace el resto del mundo, así todos nos entenderíamos mejor.

 

Fotos

Vídeos