(EX) MADAM SECRETARY

ROSA BELMONTE

En 'Madam Secretary', Elizabeth McCord (Téa Leoni) tiene un marido, Henry (Tim Daly), que trastea por el poder. Ella es secretaria de Estado, él profesor de teología en Georgetown, antiguo marine, capitán y piloto. Más tarde es reclutado por la Agencia Nacional de Seguridad por la Casa Blanca. La NSA se encarga de la seguridad de la información y cuenta con matemáticos, criptógrafos... Su actividad en la NSA es secreta y empieza sin decir nada a su mujer. Por un lado se siente mal; por otro, está encantado con su trabajo encubierto.

Por supuesto, Henry apoya a su mujer en lo que puede. A veces discrepan, a veces le aconseja. Pero ella ejerce su cargo con autonomía y toda esa inteligencia de los políticos en las series americanas ('Madam Secretary' es de Barbara Hall, pero el aire a lo Sorkin está ahí: todo el mundo es tan listo que a un español le da vergüenza; para compensar hay que ver 'Veep' o 'Parks and Recreation'). Y todo sin contar que desde el de Patricia Arquete en 'Medium' no se había visto un marido más perfecto. Y encima, Tim Daly (hermano de Tyne Daly) es guapo. Y no pisa el Departamento de Estado.

El marido de Cospedal pisaba la sede del PP en Génova sin más razón que ser el marido de Cospedal. Ella alegará que cuando llegó a la secretaría general del partido nadie le decía nada ¿y de quién iba a tirar? Pues de su marido. Y luego de Villarejo. Para quedar ahora los dos a los pies de los caballos. En San José (Costa Rica) vemos carteles en los que se puede leer: «Se alquilan maridos» (tipos que arreglan cosas, hacen fontanería, chapuzas). A Cospedal le ha hecho chapuzas el suyo sin contratarlo, compartiendo cama. Hay mujeres, reales o ficticias, que han llegado al poder a rebufo de sus maridos: Isabelita Perón (una de las protagonistas de 'Arde Madrid'), Cristina Kirchner o Claire Underwood (Robin Wright) en 'House of cards'. Cospedal («nuestro socio») ha conseguido que la ayuda envenenada de su marido y la aprobación de Rajoy («su jefe») acabe en diferido con lo poco que quedaba de ella en la política. Si por lo menos el marido fuera Tim Daly.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos