'EVANGELION'

JOSÉ ENRIQUE CABRERO

Hablamos de cintas VHS coleccionables que se vendían en quioscos y tiendas de cómic cada mes. Ha pasado tanto tiempo que parece que fuera la vida de otro. Pero fue la nuestra. Íbamos al instituto y, si ahora es complicado de explicar en según qué círculos, por aquel entonces era un reto titánico: «No son sólo dibujos animados». Eso decíamos. Pero, claro, éramos adolescentes que decoraban sus estanterías con lomos de papel y plástico y nadie parecía escuchar. Y quizás fue bueno, muy bueno, porque convirtió a 'Neon Genesis Evangelion' en algo más que un anime japonés. Fue, durante mucho tiempo, una clave.

Una contraseña entre iguales. Una forma de entender al otro. De encontrarte en el otro. En los 90 'dibujos japoneses' era sinónimo de 'Bola de Dragón', 'Caballeros del Zodiaco', 'Chicho Terremoto', 'La Princesa Caballero', 'Oliver y Benji', 'Sailor Moon'... Un suculento manjar oriental que forjó nuestro carácter y, de paso, nuestro gusto. Con 'Evangelion' pasó algo distinto. Principalmente, porque no se emitió por los cauces habituales. Exigía comprar -o que alguien te grabara, claro- la cinta VHS con un puñado ridículo de episodios (tres, creo recordar). Y luego a esperar. A dejar madurar la experiencia. Y a ver en bucle, una y otra vez, ese maravilloso opening.

'Evangelion' mezcla en un mismo saco los robots y kaijus (monstruos gigantes) japoneses más tradicionales con una complejísima amalgama de filosofía, religión y creencias expuestas con un potentísimo imaginario visual. La serie es una de esas cosas que no se olvidan, que se llevan siempre y se sincronizan con el resto. Por eso, cuando esta semana leí que Netflix pondría 'Evangelion' en su plataforma, que la recuperaba para todos, que se la mostraba al mundo por el cauce más masivo que puede haber, me sentí reconfortado. Que se vea y se hable de 'Evangelion' con la trascendencia que merece es un guiño a todos aquellos que la usaron como contraseña, como una forma de mirar al otro y saberse resguardado. Una confirmación de que el tiempo pone las cosas en su sitio y de que nuestra percepción del tiempo es mínima. 'Evangelion' se puede ver, escuchar y leer. No pierdan la oportunidad de recibir este impacto. Un impacto inesperado.

 

Fotos

Vídeos