ECHAR, HACER, PONER

JOSÉ ENRIQUE CABRERO

La pregunta es la misma, aunque cambie el verbo. En unas partes se dice «¿qué echan?» y, en otras, «¿qué hacen?», pero, como les digo, comparten un objetivo: saber qué ponen en la tele. Ahí lo tienen: echar, hacer y poner, los tres verbos favoritos para iniciar una conversación de sofá. Y es curioso porque, en tiempos del todo digital, del todo a la carta, del todo cuando y como yo quiera, la pregunta sigue sonando con absoluta naturalidad. Estoy convencido de que alguna vez se han visto protagonizando una situación como esta:

«¿Qué echan en la tele?», pregunta el sujeto número uno. «A ver que mire... ¡Anda! Pues ahora ponen 'Los Vengadores' en La 1», responde el número dos. «Ponla, ponla», termina la conversación. El subtexto, claro, es muy importante: Se compraron el Blu-Ray de 'Los Vengadores' el mismo día que salió y, además, están suscritos a dos plataformas digitales que tienen en su catálogo la película de marras. Entonces, ¿por qué?

En casa nos hemos pasado la Navidad dejándonos llevar por la programación de películas de la tele. Algo que hacemos, habitualmente, los fines de semana. Hay algo extrañamente romántico en el ritual, en la forma, en el protocolo nunca escrito de establecer una hora de comienzo y mirar el reloj, cuando acaba el filme, para exclamar un sentido -y falso- «¡qué tarde se nos ha hecho!».

Y mientras acumulamos listas de reproducción con los últimos estrenos en HBO, Netflix, Movistar... una película que se cruza en tu camino -una película que probablemente hayas visto unas cuantas veces- hipnotiza tu voluntad y crea un plan alternativo, convencional y cómodo que tampoco te disgusta. ¿No les parece curioso? ¿Esto les pasará a los que han crecido con la televisión a la carta y las pantallas inteligentes? ¿No creen que tiene cierto encanto descubrir qué echan, qué hacen, qué ponen... y quedarse plantado?

Supongo que por esto es tan importante que existan cadenas donde encontrar cintas como 'La legión invencible', un miércoles por la noche. Con tanto donde elegir, o te la encuentras o no la buscas. Y a John Ford conviene encontrarlo.