Triunfo y toreo caro de Diego Urdiales en Dax

Trincherazo mandón a su toro de triunfo en el coso francés. /ROLAND COSTEDOAT / APLAUSOS
Trincherazo mandón a su toro de triunfo en el coso francés. / ROLAND COSTEDOAT / APLAUSOS

El torero de Arnedo regresó al coso francés y dictó su toreo más clásico | Cortó una oreja de mucho peso a un encastado toro de Jandilla y estuvo a un paso de lograr su tercera puerta grande en Dax

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Diego Urdiales regresaba ayer a la plaza francesa de Dax, en la que hace veinte años tomó la alternativa y en la que ha cuajado varias de las faenas de más peso de su vida. Y lo hizo reencontrándose con la senda del triunfo en la faena al segundo Jandilla de su lote, al que cuajó en una primera parte de la faena extraordinaria con esas maneras suyas tan personales y clásicas que lo han convertido en una de las principales referencias del toreo contemporáneo. Cortó una oreja de mucho peso y la afición francesa volvió a rendirse ante uno de los toreos a los que más ha admirado en los últimos años.

Además, al finalizar el paseíllo, la alcaldesa de Dax, Elisabeth Bonjean, en representación de la Comisión Taurina de la localidad, entregó a Diego Urdiales una pintura en recuerdo de su vigésimo aniversario de la alternativa que tomó en esta plaza de manos de Paco Ojeda, de padrino, y Manuel Díaz 'El Cordobés', de testigo, con toros de Diego Puerta.

Jean Louis Haurat, cronista francés de 'Aplausos.es' describió de esta forma la actuación del torero de Arnedo: «Enmorrillado el cuarto de Jandilla, Diego Urdiales le recetó un notable ramillete de verónicas rematadas en los medios. Manuel Burgos le dio un gran puyazo al encastado toro de Jandilla. Faena interesante del riojano, abierta con belleza por doblones y un molinete gallista. Urdiales demostró que es un gran muletero, predominando en su labor en las series sobre la diestra. El toro por el pitón izquierdo tuvo un punto de aspereza molesto. Un aviso antes de montar la espada. Mató de una estocada extraordinaria, algo trasera, y paseó una oreja».

La alcaldesa de Dax, Elisabeth Bonjean, entregó una placa a Diego Urdiales al finalizar el paseíllo

Sthepane Darrcaq, cronista de 'Cultoro', describió así la tarde del matador de Arnedo: «El diestro riojano fue obligado a salir al tercio nada más romper el paseíllo, demostración de cariño de un público que siempre lo ha tenido en alta estima. Una ovación saludó Diego Urdiales con el primero de la tarde, un ejemplar bruto y basto con el que no hubo manera de hacer el toreo con delicadeza. Aun así, anduvo lidiador y avezado el riojano, que destiló torería y capacidad y sólo el efecto lento de la estocada le privó de pasear un premio muy merecido. La oreja que le cortó Urdiales al cuarto fue más trabajada y sentida que facilitada por el animal, que pasó por delante sin gran clase».

Desde Dax a San Sebastián hoy y mañana a Almería

Diego Urdiales actúa hoy en la última corrida de la Semana Grande donostiarra. El torero de Arnedo abre un cartel en el que también figuran Paco Ureña y Ginés Marín, que lidiarán una corrida de Zalduendo, que ha dado un juego notable este año en Madrid y Badajoz. Desde el coso de Illumbe el coche de cuadrillas partirá en dirección a Almería, coso en el que el diestro riojano forma parte de otro cartel de campanillas esta temporada. Antonio Ferrera y Pablo Aguado, máximos triunfadores de Madrid, Sevilla y Bilbao en una sola terna. Los toros serán de Zalduendo. Y el martes y el viernes, le vuelve a esperar Bilbao.

El mejor toro le correspondió al francés de Béziers Sebastián Castella en el segundo turno de la corrida. El diestro galo lo toreó a placer con ambas manos «a base de torearlo sobre ambos lados en tandas limpias y reunidas. Llevó siempre toreado al toro con una sencillez aplastante. Mató de una estocada caída y a sus manos fueron a parar las dos orejas».

Toñete no tuvo muchas opciones y «abrió la faena doblándose con un toro noble, manejable y que dejó estar. El jandilla fue de más a menos, como la faena de Toñete, correcta».