Una tormenta solar estuvo a punto de provocar el fin del mundo en 1967

Las comunicaciones militares por radio y el sistema de radar encargado de detectar misiles soviéticos se bloquearon de repente en Estados Unidos el 23 de mayo de 1967. El Pentágono creyó que estaba viviendo el inicio de un ataque nuclear a gran escala y se preparó para la guerra. Los bombarderos atómicos estaban ya listos para dar la réplica cuando el capitán Arnold L. Snyder, del Centro de Pronóstico Solar del NORAD, indicó que las averías podían deberse a una tormenta solar ocurrida horas antes. Rápidamente, se confirmó que el culpable era el Sol y no los rusos. Los niveles de alerta volvieron al estado normal en la Guerra Fría, cuando aviones estadounidenses cargados con armas nucleares estaban constantemente en el aire, y se abortó el ataque a la URSS.

 

Fotos

Vídeos