El televisivo chef Anthony Bourdain se suicida en Francia a los 61 años

Anthony Bourdain. :: efe/
Anthony Bourdain. :: efe

Genio de los fogones y estrella de la pequeña pantalla durante casi dos décadas, se ahorcó en una habitación de hotel en Alsacia, donde rodaba

R. C. PARÍS.

Anthony Bourdain, popular chef estadounidense protagonista de una exitosa carrera en los fogones y en la televisión, se suicidó ayer en Francia. Tenía 61 años y trabajaba en un próximo programa sobre la cocina de Estrasburgo. La noticia sorprendió y consternó a los millones de seguidores que durante décadas disfrutaron de sus platos, sus programas y de una personalidad que transmitía una especial pasión por la vida y por descubrir el mundo. «Era mi amor, mi roca, mi protector. Estoy más que devastada», tuiteó la actriz italiana Asia Argento, con quien el chef mantenía una relación desde hace unos meses.

Bourdain fue hallado muerto en su habitación de un hotel en Kaysersberg, en Alsacia, por su amigo Éric Ripert, propietario del restaurante Le Bernardin de Nueva York. En esta región francesa, muy próxima a Alemania, el cocinero preparaba una nueva emisión para la cadena de televisión CNN.

El fiscal de Colmar confirmó que Bourdain se quitó la vida ahorcándose sin intervención de terceros, aunque la Gendarmería continúa la investigación para esclarecer las circunstancias de la muerte. En el pintoresco hotel de lujo donde se alojaba, el personal acató al orden de silencio. Cordial y amable, Bourdain llegó a la televisión en 2005 tras haber pasado por los fogones más populares de Nueva York, como la Brasserie Les Halles. Hacía gala en sus programas de su carácter espontáneo e incluso las palabras malsonantes que se le escapaban contribuyeron a que conquistara al público estadounidense.

Su experiencia quedó retratada en 'Confidencias de cocina: aventuras en el vientre culinario', unas memorias que le catapultaron como 'showman' televisivo. Primero con 'A Cook's Tour', programa en el que Bourdain mostraba la cocina local de distintos países, un formato que triunfó durante dos décadas y que tuvo continuidad en 'No Reservations' (Travel Channel), entre 2005 y 2012, y desde entonces en 'Parts Unknown' (CNN). En una de estas emisiones se llevó al expresidente estadounidense Barack Obama a Vietnam, para comer en un restaurante local en el que cenaron por seis dólares y que más tarde acabó exponiendo entre cristales la mesa que ambos habían compartido.

«Amigo mío... sé que estás en un ferri yendo a algún sitio maravilloso... todavía tenías tantos sitios que mostrarnos, susurrando a nuestras almas las grandes posibilidades más allá de lo que podíamos ver con nuestros propios ojos. Solo tú veías la belleza en todo», escribía en Twitter el chef español José Andrés, amigo con quien recientemente rodó un episodio de su programa en Asturias.

 

Fotos

Vídeos