«Aunque la tecnología ayude, por ahora las fotos las hacen los fotógrafos»

Marisa Flórez estará el próximo lunes en Logroño. :: N.C.
/
Marisa Flórez estará el próximo lunes en Logroño. :: N.C.

Pionera en España del fotoperiodismo, Flórez recibirá el lunes en Logroño la Insignia de Oro de la Asociación de Informadores Gráficos Marisa Flórez Reportera gráfica

MARCELINO IZQUIERDO LOGROÑO.

Es Marisa Flórez una de las pioneras del reporterismo gráfico en la historia de la fotografía española. En 1971, con apenas 23 años, comenzó a trabajar en prensa y, un lustro después, ingresó en El País. Los estertores del Franquismo, la Transición y la incipiente democracia fueron su bautismo de celuloide. Galardonada con la Insignia de Oro 2018 de la Asociación de Informadores Gráficos de La Rioja, esta profesional de enorme prestigio contará el lunes su experiencia. Será en la Casa de la Imagen de Logroño.

-Desde luego, no pudo elegir un momento más apasionante para iniciarse en el fotoperiodismo.

-Fue una época fantástica, donde todo estaba cambiando. Todos estábamos aprendiendo una nueva forma de hacer periodismo, de hacer política, en definitiva, de vivir en sociedad. Un cambio tremendo de una dictadura a una democracia todavía por madurar.

-¿Cómo se podía plasmar en imágenes esa transformación tan radical y, a la vez, tan fulgurante?

-En aquel momento intentábamos transmitir al lector todo lo que estaba ocurriendo. La época de la Transición ya me tocó en El País, que lideró esa nueva forma de hacer periodismo. Había que huir de la oficialidad, que el lector pudiera ver más allá de lo meramente institucional, que tuviera un reflejo en papel de la sociedad, de todo los que estaba sucediendo dentro y fuera del Parlamento. Porque el cambio no ocurrió sólo en las instituciones, sino también entre las gentes.

-¿Qué recuerdo de aquel tiempo, que ya es historia, le impactó más?

-Con la perspectiva de los años, el primer día de las Cortes democráticas, con la entrada al Congreso de Pasionaria o Carrillo, el golpe de Tejero... Eran momentos muy emocionantes. Pero hay otros instantes que no tienen tanta trascendencia en cuanto a fecha histórica y, sin embargo, te esmerabas en plasmarlos para que el lector comprendiera los cambios que se estaban produciendo. Por aquel entonces, lo que hacíamos era información, aunque con el paso del tiempo ese día a día ha acabado por convertirse en historia.

-¿Cómo evolucionó después la fotografía periodística?

-Una buena foto siempre será una buena foto. Son las formas de llegar al lector las que cambian. Cambió pasar del negro al color, luego fueron los soportes; no es lo mismo el formato para papel que para digital. Son distintas las formas de presentar la imagen, son distintos los tiempos, pero la calidad, si es buena, y la esencia, son las mismas.

-Fotografía analógica, digital, teléfono móvil...

-Por ahora, las fotos las hacen los fotógrafos. La tecnología ayuda, pero la forma de mirar es lo que prima en la calidad de la imagen. Con un móvil se puede hacer una buena foto, aunque no todo el que tenga un móvil sea un fotógrafo.

-¿Cómo ve el futuro del fotoperiodismo?

-Son épocas distintas y se viven de diferente manera, pero no soy nada nostálgica. Cada tiempo tiene su momento. Es verdad que hemos pasado una crisis importante y eso se nota en las redacciones, en la falta de medios y de personal. El 'freelance' tiene que luchar mucho para salir adelante, a veces de forma heroica. Pero yo quiero ser positiva, cada día veo fotógrafos más preparados y con trabajos fantásticos.

 

Fotos

Vídeos