«En el teatro es más fácil trabajar y 'engañar' que en la televisión»

El Mago Yunke se recrea en la historia de la aviación en su último espectáculo, 'Hangar 52'. :: l.r./
El Mago Yunke se recrea en la historia de la aviación en su último espectáculo, 'Hangar 52'. :: l.r.

El televisivo mago castellonense llega hoy a Logroño, a Riojafórum (20.30 horas), con su 'Hangar 52' lleno de espectaculares sorpresas

ESTÍBALIZ ESPINOSA LOGROÑO.

Salvador Vicent Martínez, más conocido como Yunke, practica la magia a lo grande. Las considerables dimensiones de sus números e ilusiones también hacen de él un inventor, como el mismo Da Vinci, presente en su último espectáculo junto con otros grandes de la aviación. Además de epatar con su magia, hoy hará volar la imaginación de quienes visiten ese 'Hangar 52' con el que llega al auditorio de Riojafórum (20.30 h.).

-El título da muchas pistas sobre el hangar para aviones en el que recrea este espectáculo. ¿Y el número 52?

-Las 52 cartas de la baraja. Y también está el Área 51, una base militar estadounidense que guarda muchos secretos.

LA FRASE«A los magos españoles nos gusta la cartomagia porque tenemos como referente a Juan Tamarit»

-En este montaje hay continuas alusiones a la historia y a personajes claves de la aviación, como Jasper Maskelyne 'el mago de la guerra'. ¿Es Maskelyne uno de sus magos de referencia?

-No, pero sí fue un mago que hizo algo distinto, utilizar la magia para defenderse de los alemanes en la II Guerra Mundial. Éste es un espectáculo muy dinámico, en gran formato, con mucho apoyo de vídeo..., posiblemente la función de magia más grande de España y diría que de Europa hoy en día.

-Su magia también nos lleva a viajar al antiguo Egipto, la II Guerra Mundial, con los antiguos guerreros de la Gran Muralla China o a tiempos más actuales de la Nasa.

-Aunque la aviación es más reciente, intentamos jugar y viajar a distintos momentos de la historia, como a la época de Da Vinci, quien ya intentó inventar máquinas para poder volar. Lo bueno de un hangar es que te permite guardar cualquier época o elemento de la historia.

-Y el número del 'Hombre de Vitruvio' es precisamente uno de sus favoritos.

-Sí, con él ganamos un mundial de magia en Corea y es un efecto muy potente y mágico porque partimos un cuerpo en dos mitades. Y el Hombre de Vitruvio, que es el equilibrio y la perfección, nos venía muy bien para hacer referencia a Leonardo da Vinci.

-Lo suyo es la magia de enorme formato. ¿Es más difícil ocultar los trucos así o en formato pequeño?

-Los dos tienen su dificultad. Quizá sea más difícil crear la magia en grande pero llevarla a cabo en formato pequeño.

-¿La magia tiene más de experimentación hasta dar con cada efecto o de habilidad del mago?

-Las dos cosas. La habilidad del mago está en los números más pequeños, mientras que la puesta en escena, la comunicación y saber moverte en el escenario sería ya más para las grandes ilusiones. Pero el mago nace y luego se va perfeccionando, porque si no te gusta la magia es imposible dedicarte a ello. Necesitas muchas horas, entrenamiento y pasión para inventar o crear un número de magia.

-¿Qué tipo de magia se ajusta mejor a Yunke?

-Soy especialista en grandes ilusiones porque llevo desde muy pequeño fabricando mis artilugios, aunque me apasiona la magia en general. La cartomagia es algo que nos gusta a todos los magos españoles porque tenemos como referente a Juan Tamarit, somos alumnos de este gran maestro.

-¿Qué equipo le acompaña en 'Hangar 52'?

-Estamos once personas, cuatro de ellas sobre el escenario, porque hay mucho de vídeo, tramoya y muchos elementos que mover, y además a un buen ritmo.

-Usted es un artista muy televisivo (actualmente está en 'El Hormiguero' de Antena 3). ¿A la magia le sienta mejor el plató o el escenario?

-Para mí es mucho más fácil el teatro y disfruto mucho más. En televisión tienes que contarlo todo en muy poco tiempo y además tienes a la gente encima porque la cámara está muy cerca. Hacer grandes ilusiones desde tan de cerca es mucho más complejo y también más frío, mientras que en el teatro ves al público y no hay cambios de plano. En el teatro es más fácil trabajar y engañar.

-Los mayores vamos a ver magia con el afán de encontrar el truco. No sé si es la mejor disposición...

-El mayor al principio está muy a la defensiva buscando el truco, pero luego se relaja y disfruta porque estar así durante hora y media resulta agotador. El niño se cree lo que estás haciendo porque piensa que tienes poderes. Claro que como el adulto sabe que no los tienes, alucina más con la magia.

-Dígame a quién haría desaparecer... para siempre.

-No sé si sería una persona. (Se lo piensa poco). Lo primero que quitaría del mundo serían las enfermedades. Es algo que me ha tocado de cerca en la familia y, si tuviera poderes, las eliminaría, y después el hambre. Serían mis dos grandes magias.