De la smart city a la co-city: «La ciudad inteligente debe ser colaborativa»

Alcantud estará presente en las jornadas de Futuro en Español. /
Alcantud estará presente en las jornadas de Futuro en Español.

Ana Alcantud | Consultoría Anteverti

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

Consultora enfocada a la innovación urbana que ha definido un modelo estratégico y de indicadores de Smart Cities, Anteverti asesora a ciudades, gobiernos, empresas e instituciones alrededor del mundo entero. Su directora, Ana Alcantud, participa en Futuro en Español aportando las claves de la transformación digital y los territorios inteligentes.

-¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro?

-Aunque la urbanización es un fenómeno de gran trascendencia y genera beneficios de muchos tipos como diversidad cultural, creatividad, innovación, networking, nuevas oportunidades de negocio, inspiración o colaboración, también trae consigo los mayores retos del siglo XXI. En un contexto de globalización, las ciudades actuales y sobre todo las futuras, se enfrentan a grandes desafíos de sostenibilidad a todos los niveles. Sostenibilidad ambiental, con retos energéticos y de cambio climático; sostenibilidad social, con mayor necesidad de servicios sociales, vivienda asequible y equidad social; obsolescencia de infraestructuras; movilidad sostenible; y por supuesto la sostenibilidad económica, es decir, la viabilidad económica de la ciudad y la creación de ocupación y riqueza.

«La tecnología no es un fin en sí misma, sino un medio para innovar y mejorar»

«El verdadero motor de las ciudades, su alma, son las personas y sus necesidades»

-¿Qué papel juegan en ese contexto las Smart Cities?

-En los últimos diez años, el concepto de Smart City ha surgido como un paraguas bajo el que englobar una serie de estrategias que proponen soluciones a las problemáticas urbanas en sus diferentes esferas. El término ha estado relacionado notablemente con la tecnología, pero hoy este enfoque debe cambiar. Aunque gracias a la transformación digital se han producido innovaciones disruptivas en la sociedad -como las redes sociales o el Internet de las cosas-, la tecnología no es un fin en sí misma, sino un medio para innovar y mejorar. Hoy debemos focalizar la Smart City en el servicio a las personas, pues son ellas, sus necesidades, sus hábitos y sus culturas el verdadero motor y alma de las ciudades.

-¿Cómo debe articularse ese nuevo giro de la Smart City?

-No debe ser únicamente conceptual, sino también metodológico. El desarrollo de la ciudad inteligente debe plantearse desde su inicio de forma colaborativa, e implicar a todos los actores de la ciudad, lo que se denomina 'Co-City'. Y es que, si bien es cierto que las soluciones tecnológicas son una buena herramienta para acelerar procesos de desarrollo y eficiencia en las urbes, esto no es suficiente.

 

Fotos

Vídeos