SANGRE COAGULADA

ANTON MERIKAETXEBARRIA

El título de este filme bélico y de terror hace referencia al nombre en clave de la operación militar efectuada el día D y la hora H por los Aliados durante la II Guerra Mundial. Así pues, la acción tiene lugar en Normandía, donde un grupo de paracaidistas se topan con un terror de proporciones espantosas. Se trata de una avanzadilla que no se sitúa en las ensangrentadas playas de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword, donde heroicos soldados estadounidenses, británicos y canadienses comenzaron a derrotar a la Wehrmacht, sino en la pestilente retaguardia...

Lo cual da pie a una película comercialoide, sobre todo a la hora de describir los tremebundos experimentos llevados a cabo por maquiavélicos científicos nazis. Secuencias salpicadas de hemoglobina barata, concentradas en la segunda parte de la trama, conforme sus arriesgados protagonistas -entre los que resulta obligado incluir a una muchacha francesa, prisionera de los alemanes-, descubren de forma paulatina el monstruoso ejército de zombies -manda huevos- al que deben hacer frente. Efectista detonante argumental filmado con estética de videojuego y estomagantes efectos digitales.

El problema con 'Overlord' es que no tiene ritmo definido alguno, pasando de una suerte de misión imposible a escenas de ciencia-ficción protagonizadas por el típico malvado tarumba y la tradicional intriga con ribetes de ación. Si a todo ello añadimos una ausencia total de sentido del humor, el resultado final carece de fuerza, puesto que la perversidad que informa las maquinaciones de los villanos solo pueden engañar a espectadores propensos a pasar por alto el rigor a la hora de mostrar ensayos tan disparatados como los aquí descritos. Incluso hay momentos en que la intriga despierta la risa tonta, en una historia que debería ser perversa e inquietante, pero resulta torpe y fallida.

 

Fotos

Vídeos