El restaurante Íkaro se suma a la galaxia riojana y logra su primera estrella Michelin

Francis Paniego mantiene los tres 'brillos' e Ignacio Echapresto y Félix Jiménez renuevan sus distinciones

PABLO GARCÍA MANCHA LOGROÑO.

La cocina riojana sumó ayer la sexta estrella Michelin de su historia. En la gala celebrada en la capital de Portugal se hizo público, entre otras cosas, que el restaurante Íkaro, con sus chefs Carolina Sánchez e Iñaki Murúa, se traían un nuevo 'brillo' para La Rioja y el segundo de forma consecutiva para Logroño, que en dos años, y merced a sendos proyectos eminentemente gastronómicos, ha logrado introducir su cocina por la puerta grande en la guía más prestigiosa (también discutida y discutible) de la cocina contemporánea.

Hay otras guías, pero ninguna se acerca ni de lejos a la trascendencia y visibilidad que posee la que algún cursi denomina pomposamente como la «esquiva dama roja». Carolina Sánchez (natural de Cuenca, en Ecuador) e Iñaki Murúa, de Laguardia, abrieron Íkaro en mayo del año pasado en Avenida Portugal, 3. Se conocieron estudiando en el Basque Culinary Center (por cierto, se han convertido en los primeros alumnos con estrella), se enamoraron, trabajaron en distintos restaurantes como Venta Moncalvillo o el Hotel Viura y dieron el paso de presentarse en Logroño con un restaurante de tamaño medio, con la cocina a la vista y con un estilo que coquetea con la vanguardia, con matices riojanos, vascos, hispanoamericanos y, sobre todo, inspiradores de una factura técnica sobresaliente y una riqueza en contenidos y naturalidad. Ignacio Echapresto conoce muy bien a Iñaki tras sus tres años de formación en Venta Moncalvillo y valora la calidad de su trabajo: «Se lo merecen, no hay ninguna duda». Francis estuvo hace unas semanas y coincide con la apreciación de Echapresto: «Lo hacen realmente bien. Me alegro muchísimo por ellos y por la cocina riojana», manifestó el cocinero de Ezcaray desde Lisboa, ya que como 'dos estrellas' acude por invitación expresa de la organización.

Renovaciones

Francis Paniego renovó anoche sus tres estrellas: las dos del Portal del Echaurren (el primer local riojano que logró entrar en la Guía Michelin en 2004 y que sumó su segundo 'brillo' en 2014) y la del restaurante gastronómico de la bodega Marqués de Riscal (Elciego) que la consiguió en 2012. Lo mismo sucedió con Ignacio Echapresto, que logró entrar en la élite en 2010 y que se ha convertido en una de las referencias de la cocina contemporánea. Y también renovó por vez primera su estrella Félix Jiménez, con su Kiro, que el año pasado fue la revelación.

Más

 

Fotos

Vídeos