Recuperar la memoria de Daniel González

Familiares de Daniel González y varios de los patronos que componen la Fundación que lleva el nombre del escultor cerverano. :: sonia tercero/
Familiares de Daniel González y varios de los patronos que componen la Fundación que lleva el nombre del escultor cerverano. :: sonia tercero

Nace la Fundación Escultor Daniel con el objetivo de divulgar la figura del artista cerverano y de conservar su legado

MARCELINO IZQUIERDO VOZMEDIANO

logroño. Pese a estar considerado como uno de los mejores escultores de la España del siglo XX, la figura de Daniel González Ruiz (Cervera del Río Alhama, 1893-Logroño, 1969) había quedado circunscrita, hasta hace pocas décadas, a su tierra natal y a contados críticos y expertos que habían podido disfrutar de sus obras en exposiciones temporales o en el Museo Reina Sofía.

El Museo Würth de La Rioja fue ayer escenario de un acontecimiento singular: el nacimiento de la Fundación Escultor Daniel. Tras años de trabajo, esta entidad ha visto finalmente la luz gracias al esfuerzo de la familia y el apoyo de las instituciones. Nace esta Fundación con el objetivo primordial de conservar y difundir la figura y el legado de Daniel González, pero, también, con el propósito de apoyar «a todos los artistas riojanos», afirmó Berta Bartolomé González, presidenta de la Fundación y nieta del artista.

Hijo de un alpargatero cerverano, desde muy joven se inclinó Daniel González hacia el mundo del arte, donde comenzó a destacar entre las vanguardias del primer tercio del siglo XX. Instalado en París y con gran proyección internacional, los años 30 marcaron a sangre y fuego su vida personal y su obra.

Al estallido de la Guerra Civil se unió la aparición de la enfermedad de párkinson, que progresivamente le fue alejando del trabajo. «Tenía cuarenta y tres años y consiguió seguir esculpiendo cuatro o cinco años más, en 1939 terminó 'El Ahorro', su última gran figura», explica la experta Lourdes Cerrillo.

A duras penas, siguió el artista riojano creando y dibujando hasta su muerte, en 1969. Poco a poco, le fueron llegando al Escultor Daniel los reconocimientos locales, como bautizar con su nombre un instituto logroñés o la presencia de algunas de sus obras en calles y entidades riojanas, amén de otras medallas e insignias institucionales.

Gracias a esporádicas exposiciones, el legado de Daniel González pudo ser revisitado por Tomás Llorens y Juan Manuel Bonet, ambos exdirectores del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía , quienes han devuelto al escultor cerverano al pedestal que merece. Bonet, por cierto, pronunció ayer en el Würth una conferencia sobre el artista.

Ayer, en la primera reunión del patronato de la Fundación, celebrado en el Würth, su presidenta, Berta Bartolomé, anunció la puesta en marcha del museo virtual del escultor, la inclusión de su obra en el currículo educativo o la creación de becas para el estudio de su trabajo.

Destacó la alcaldesa, Cuca Gamarra, que González «es parte indivisible de nuestra historia y vecino ilustre de nuestra ciudad», y su «obra encarna en nuestras calles su sensibilidad y esmero pero también su cariño hacia Logroño».

Por su parte, José Ignacio Pérez, delegado del Gobierno, instó a los patronos a «felicitarse mutuamente por esta aportación cultural».

Cerró el acto el presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, quien calificó a Daniel González como «uno de los artistas más importantes del siglo XX».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos