La ONU reclama tomar medidas «sin precedentes» contra el cambio climático

Un buceador comprueba los efectos del calentamiento del océano sobre el coral en las costas de Honduras. :: Rachel Graham / efe/
Un buceador comprueba los efectos del calentamiento del océano sobre el coral en las costas de Honduras. :: Rachel Graham / efe

Los expertos aconsejan no superar un incremento de 1,5 grados para reducir el impacto sobre el hombre y los ecosistemas

J. LUIS ALVAREZ MADRID.

Si los gobiernos del mundo no toman medidas «sin precedentes», la humanidad y los ecosistemas de la Tierra están abocados a impactos hasta ahora no conocidos. Esta importante advertencia está recogida en el documento elaborado por los expertos del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas, aprobado el pasado sábado en Incheon (Corea del Sur).

El informe, de 400 páginas, cuyo «resumen para los responsables políticos» se publicó ayer, será uno de los principales documentos científicos de trabajo durante la Conferencia sobre Cambio Climático que se celebrá en diciembre en Katowice (Polonia). Destaca que para limitar el calentamiento global a 1,5 grados se necesitarían transiciones «rápidas y de gran alcance» en la tierra, la energía, la industria, los edificios, el transporte y las ciudades. Sería necesario que las emisiones netas globales de dióxido de carbono (CO2) de origen humano disminuyeran en 2030 alrededor de un 45% respecto de los niveles de 2010, y siguieran disminuyendo hasta alcanzar el «cero neto» aproximadamente en 2050. Eso significa, según el informe, que se necesitaría compensar, sacando CO2 de la atmósfera, cualquier emisión que permaneciese en ella.

«Limitar el calentamiento a 1,5 grados es posible según las leyes de la química y la física, pero para ello se necesitarían cambios sin precedentes», destacó Jim Skea, copresidente del grupo de trabajo III del IPCC. Y es que el documento afirma que si se permite que la temperatura global supere esos 1,5 grados, sería necesario depender en mayor medida de técnicas que absorbieran CO2 de la atmósfera para volver a un calentamiento global inferior a 1,5 grados en 2100.

«Los próximos años son los más importantes de nuestra historia», asegura Debra Roberts

Pero los expertos advierten de que todas esas técnicas de absorción de CO2 forman más parte del campo de la teoría que de la práctica, porque su efectividad «no está probada a gran escala y algunas de ellas pueden conllevar importantes riesgos para el desarrollo sostenible».

En todo caso, lo que sí está claro es que limitar el calentamiento global a 1,5 grados en lugar de a 2 «reduciría los impactos problemáticos en los ecosistemas, la salud humana y el bienestar, y facilitaría la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas», declaró Priyardarshi Shukla, también copresidente del grupo de trabajo.

Por todo eso, los expertos quieren que las medidas se acuerden por consenso, porque las iniciativas que se adopten hoy «son decisivas para garantizar un mundo seguro y sostenible para todos, tanto ahora como en el futuro», afirmó Debra Roberts, copresidenta del grupo de trabajo II. «Los próximos años son probablemente los más importantes de nuestra historia», añadió.

El informe escenifica lo que podría pasar si solamente se limitara el calentamiento global a 1,5 grados. Por ejemplo, en 2100 la elevación del nivel global del mar sería 10 centímetros inferior con un calentamiento global de 1,5 grados en comparación con un incremento de 2. La probabilidad de que el océano Ártico quedara libre de hielo en verano sería de una vez por siglo con 1,5 grados, frente a un mínimo de una vez cada decenio con 2. Los delicados arrecifes coralinos disminuirían entre un 70% y un 90% con un calentamiento global de 1,5 grados, mientras que con 2 prácticamente todos ellos (más del 99%) desaparecerían.

Según Hans-Otto Pörtner, copresidente del grupo de trabajo II, la limitación del calentamiento global también daría más margen a las personas y los ecosistemas para adaptarse y permanecer por debajo de unos umbrales de riesgo que se consideran «pertinentes».

«La buena noticia es que algunos tipos de medidas que se necesitarían para limitar el calentamiento global a 1,5 grados ya se están llevando a cabo en todo el mundo, pero sería necesario acelerarlas», aseveró, por su parte, Valerie Masson-Delmotte, copresidenta del grupo de trabajo I.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos