La ONU reclama «hacer mucho más» para limitar las catástrofes climáticas

Polonia acoge la cumbre del clima en la que 200 países deben desarrollar el Acuerdo de París aprobado hace tres años

R. C.

Katowice (Polonia). Los 200 países reunidos en Polonia para tratar de poner en marcha el Acuerdo de París deben «hacer mucho más» para limitar los impactos sin precedente del cambio climático, según señaló ayer la ONU en la apertura oficiosa de la 24ª conferencia sobre el clima (COP24) que se celebra en la ciudad polaca de Katowice. Los impactos del desajuste climático «nunca fueron tan graves» y tienen que obligar a la comunidad internacional a «hacer mucho más» para combatirlo, reclamó Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. «Este año será uno de los cuatro más calientes jamás registrados. Las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera están en su punto más alto y las emisiones continúan aumentando», añadió.

Los desajustes climáticos ya están afectando a «las comunidades de todo el planeta» y las «víctimas, destrucciones, el sufrimiento» que conlleva, «hace que nuestro trabajo sea más urgente», dijo. Con el Acuerdo de París de 2015, el mundo se comprometió a limitar la subida de la temperatura a dos grados respecto a la era preindustrial, e idealmente a más 1,5 grados. El último informe de los científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), señala AFP, destacó la diferencia «neta» en el impacto que tendrían esos dos objetivos, que irían desde olas de calor al aumento del nivel del mar.

Pero los compromisos que hasta ahora han tomado los firmantes del Acuerdo de París llevarían a un mundo con tres grados más. Puesto que el planeta ya ha subido un grado, para mantenerse por debajo del incremento de 1,5 grados, las emisiones de CO2 deberían reducirse casi un 50% para 2030 respecto a 2010, según el IPCC.

Los miembros del G-20, excepto Estados Unidos, reafirmaron el sábado su apoyo al Acuerdo de París. Pero «no podemos decir que los vientos sean muy favorables» de cara a incrementar las ambiciones climáticas, dijo Michel Colombier, director científico del Instituto de Desarrollo Sostenible y de Relaciones Internacionales (IDDRI), en alusión al contexto geopolítico. Con una guerra comercial entre China y Estados Unidos y el escepticismo respecto al cambio climático de Donald Trump y del presidente electo brasileño, Jair Bolsonaro (que también mencionó una posible salida de su país del Acuerdo de París), «las estrellas ya no están alineadas», lamenta Seyni Nafo, portavoz del grupo África.

Hoy se celebrará una cumbre en Katowice, donde solo una veintena de dirigentes confirmaron su asistencia, incluidos el primer ministro holandés y Pedro Sánchez o los presidentes de Nigeria y de Botsuana, podría esbozar las intenciones del resto del mundo. Pero, pese al llamado 'diálogo de Talanoa', los observadores temen que la mayoría de Estados, deseosos de revisar sus compromisos para 2020, esperen otra cumbre convocada por el secretario general de la ONU en septiembre de 2019 en Nueva York para mostrar sus objetivos.