La próstata, ¿para que sirve?, ¿qué es el PSA?

La próstata, ¿para que sirve?, ¿qué es el PSA?
PIOTR MARCINSKI FOTOLIA

Cuando la próstata se agranda demasiado da lugar a una hiperplasia benigna | Debe consultar a su médico si tiene síntomas o molestias urinarias; un examen rectal puede detectar una HBP

MARÍA VALLE

La próstata es una glándula que forma parte del aparato genital masculino. Tiene el tamaño aproximado de una nuez, se sitúa delante del recto y debajo de la vejiga urinaria, rodeando la parte inicial de la uretra. Se encuentra únicamente en los hombres y produce un líquido que forma parte del semen.

A menudo, esta glándula aumenta de tamaño a medida que los hombres envejecen. Si se agranda demasiado da lugar a la llamada hiperplasia benigna de próstata (HBP), que no tiene relación con el cáncer de próstata. Esto es más frecuente en hombres mayores de 50 años: más del 80 por ciento de hombres mayores de 80 años tienen HBP. No está claro por qué algunos hombres desarrollan síntomas de HBP y otros no. La frecuencia de las relaciones sexuales o tener una vasectomía no aumentan las posibilidades de que un hombre desarrolle HBP.

Síntomas

1 Necesidad de orinar con frecuencia, especialmente por la noche.
2 Problemas para empezar a orinar (esto significa que quizás deba esperar o hacer un esfuerzo antes de que salga la orina).
3 Menor fuerza en el chorro de la orina.
4 Goteo después de acabar de orinar o pérdida de orina.
5 Sensación de que la vejiga no está vacía, incluso después de orinar.

Un médico puede detectar la HBP mediante un examen rectal. Esto consiste en insertar un dedo en el ano para comprobar el tamaño de la próstata y su apariencia al tacto. Un examen rectal puede ayudar a determinar si hay signos de cáncer de próstata. También se pueden hacer pruebas de orina o sangre para ver si algunos de los síntomas son causados por otro problema, como una infección en la vejiga o cálculos renales.

Tener hiperplasia benigna no aumenta el riesgo de padecer cáncer de próstata

Es posible que pueda mejorar sus síntomas de HBP siguiendo estos cuidados que recomienda la Sociedad Riojana de Medicina Familiar y Comunitaria:

1.- Beba líquidos en pequeñas cantidades, a intervalos regulares de tiempo. Una buena hidratación previene infecciones y la formación de cálculos.

2.- Evite ingerir grandes cantidades de líquido en poco tiempo, especialmente antes de acostarse.

3.- Limite la cantidad de alcohol y cafeína que bebe. Estas bebidas hacen orinar más a menudo.

4.- Orine siempre que sienta necesidad, no retrase la micción.

5.- Evite estar sentado mucho tiempo. Se aconseja realizar paseos diarios con el fin de descongestionar el área pélvica.

6.- Evite el estreñimiento.

7.- Puede hacer una doble evacuación, es decir, después de vaciar su vejiga, esperar un momento, relajarse y orinar de nuevo.

8.- Al hacer un viaje largo acuérdese de orinar antes de salir de casa y durante el viaje efectúe descansos para caminar y orinar.

9.- Tenga calma aunque tarde algunos segundos en comenzar a orinar. Ejerza una presión progresiva de los músculos abdominales, nunca brusca.

10.- El estrés y el nerviosismo pueden llevar a orinar más veces.

11.- Eyacular de forma regular le ayudará a disminuir la congestión pélvica.

Debe consultar a su médico de familia si tiene síntomas o molestias urinarias como las mencionadas arriba: dificultad para comenzar a orinar, menos fuerza en el chorro de orina, goteo después de terminar de orinar, ganas de orinar frecuentemente, sangre o pus en la orina, dolor o sensación de ardor al orinar, dolor con la eyaculación...

Debe consultar de forma urgente si tiene fiebre, escalofríos, dolor abdominal, dolor en los costados y también en caso de incapacidad repentina para orinar. Consulte a su médico para confirmar si realmente sus síntomas los causa la HBP. Si tiene HBP se le pueden ofrecer diversas opciones de tratamiento, aunque no siempre es necesario si los síntomas no le molestan. Cuando estos son intensos, su médico le puede proponer tratamientos con medicamentos o cirugía.

Probablemente, también deberá realizarle exámenes periódicos para seguimiento de los síntomas y adecuación del tratamiento.

PSA

Antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés). El PSA es una proteína producida por las células de la próstata. Los niveles del PSA pueden elevarse en la sangre debido al cáncer de próstata, pero también en enfermedades benignas de la próstata. La causa más común de un PSA elevado es la HBP. Otras causas incluyen la prostatitis, traumas (andar en bicicleta) y la actividad sexual.

En el momento actual no existen pruebas científicas suficientes para recomendar la detección precoz sistemática del cáncer de próstata con al análisis del PSA en las personas que no tienen síntomas. Tener HBP no aumenta el riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, es posible tener ambos al mismo tiempo. Si la prueba de PSA es más alta de lo normal, se necesitan más pruebas ya que el PSA no hace el diagnóstico de cáncer de próstata, éste solo es posible con una biopsia positiva. Con frecuencia hay que repetir los análisis de PSA, valorar la próstata con una ecografía y, si las sospechas son altas, realizar una biopsia de próstata.

Algunas veces, los resultados de la prueba de PSA sugieren que hay cáncer cuando en realidad no es así. Esto es un resultado «falso positivo» y puede generar preocupaciones innecesarias y derivar en más pruebas. Cuando se detecta la presencia de cáncer, con mucha frecuencia no hay manera de determinar si se trata de un tipo de cáncer que podría ser dañino o si puede ser uno que esté creciendo despacio y que nunca habría causado problemas. Esto significa que, a veces, los hombres reciben tratamientos que pueden tener riesgos y efectos secundarios, como por ejemplo pérdidas de orina y problemas sexuales, por tipos de cáncer que podrían no haberles causado ningún problema. Se debe informar a los hombres sobre los beneficios y riesgos de hacerse la prueba del PSA y tomar las decisiones que mejor reflejen sus valores y preferencias personales.

Estos síntomas tienden a aparecer con el tiempo y pueden empeorar gradualmente a lo largo de los años. Sin embargo, algunos hombres tienen una próstata agrandada que causa pocos o ningún síntoma, mientras que otros hombres tienen síntomas de HBP que luego mejoran o permanecen igual. A algunos hombres no les molestan sus síntomas, mientras que a otros les molesta mucho.